El día que en vez de la guerra hicieron geología

El 1 de julio de 1916, cerca de la villa de La Boisselle (norte de Francia), el Ejército Británico excavó un túnel bajo una fortaleza alemana llamada Schwabenhöhe.

Llevaban semanas tratando de superar ese punto de control de los alemanes que daba control al resto del valle en el franco occidental, pero estaban muy bien protegidos por artillería, así que no les quedó otro remedio que optar por cavar trincheras y túneles. Muchos túneles.

El más largo medía 300 metros y terminaba justo bajo las líneas alemanas, que también habían llenado el campo de trincheras.

A las 7:28h los artificieros terminaron de colocar 30 toneladas de amonal a 15 metros de profundidad y lo hicieron explotar. Dejó un cráter de 100 metros de largo por 30 de profundo.

La explosión se escuchó desde Londres, levantó 500.000 toneladas de tierra a 1.200 metros de altura. Hay testimonios de un piloto británico que volaba sobre la zona a esa hora y explica que el sonido casi le hizo perder el control de la nave.

Pero esa sólo fue la primera mina que hicieron explotar, ese día hubo 7 explosiones en la zona, ninguna tan devastadora como la de la fortaleza Schwabenhöhe.

En realidad la explosión no sirvió de mucho, las tropas británicas asaltaron el resto de trincheras y los alemanes respondieron con mucho armamento. Sólo en ese día de batalla hubo 20.000 muertos en el bando británico.

Pero esto no fue más que otro día en la Batalla del Somme, una de las más sangrientas de la 1ª Guerra Mundial. Sólo en esta batalla participaron casi 3 millones de soldados y hubo un millón de bajas entre muertos y heridos.

En 1998 todavía aparecían restos de soldados en las inmediaciones del cráter Lochnagar.

Déjame tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑