Literalmente, se montó el Belén, como hacemos cada año y éste es algo especial porque es el primero que montamos siendo una familia (que potito):

Belén 2008

DSC_4913.JPG

Este año no hemos usado ni serrín, ni arena de playa, ni tierra de la riera de Argentona… Hemos sido más creativos y hemos decorado el suelo con piedras volcánicas que encontramos a buen precio en un centro de decoración, un poco de serrín verde para los caminos y corcho muy picado para rematar el paisaje.

Tenemos que seguir comprando figuritas porque todavía no tenemos todo lo que queremos, eso si, las buscamos siempre de las más baratas, esas de plástico que suelen venir defectuosas, pero son las que siempre he usado en mi casa y les tengo cariño (también son las más pequeñas y así podemos poner más).

También sigo sin encontrar la manera perfecta para rematar el filo del Belén, porque he probado a poner piedrecitas blancas de río, una tira de espumillón… Y da igual lo que ponga que al final el parqué acaba arañado por las piedrecitas que se caen. En casa de mis padres utilizaba un rollo de papel de decoración, de esos que imitan una pared de ladrillos, con la que tapaba todo el frontal del Belén, rematando el montaje.

Ahora no puedo hacer lo mismo porque debajo hay cajones que suelo utilizar a diario y no puedo anularlos durante todas las navidades. Seguiré buscando una alternativa, así que se aceptan sugerencias.

Estoy seguro que éste será el último Belén que montamos con tanta tranquilidad, porque el año que viene Anna ya habrá cumplido casi 20 meses y será un peligro con tanta figurita pequeña suelta (fijo que se traga la mitad de las ovejitas jejeje).

Si no pones nunca el Belén te recomiendo que lo pruebes, es una tradición que en mi familia se mantiene desde que yo era pequeño (incluso antes) y siempre aprovechamos precisamente este puente de la Purísima para montarlo. Ha habido años que tenía un tamaño considerable, sobre todo desde que me hice con una tabla de madera del tamaño de una puerta, y allí cabía de todo jejeje.

Después nos mudamos de casa y ya no había tanto espacio, aún así seguimos manteniendo la tradición ajustando el montaje.

Desde hace ya 4 años (ufff, como pasa el tiempo) soy yo el que me dedico en exclusiva a montar el Belén en “mi” casa. Por suerte este año he conseguido convencer a Mistica para que le diera su toque femenino y tengo que decir que es uno de los más bonitos que hemos montado nunca.

Mistica se encargó de arreglar el Árbol de Navidad que yo intenté decorar, en realidad ella es siempre la que se encarga de eso, pero ya os podéis imaginar que con Anna la vida ha cambiado mucho. La verdad es que le quedó genial, mucho mejor que como yo lo había dejado (parecía un pino mojado jejeje):

Árbol de Navidad 2008

Árbol Navidad 2008

Ya sé que la Navidad es un invento de El Corte Inglés, que ya no celebramos nada, sólo es un momento más para ejercer nuestro consumismo salvaje.

Le estamos dando mucha caña a las empresas que están sufriendo la crisis por su mala planificación, por los sueldos muchimillonarios de sus ejecutivos, a las inmobiliarias que han explotado la burbuja por su avaricia… Pero los ciudadanos estamos haciendo el mismo juego, gastamos por encima de nuestras posibilidades y olvidamos las tradiciones que antes se celebraban sin gastar un sólo euro.

De hecho montar el Belén vale muy poco dinero y consigues distraerte toda una tarde (en mi caso incluso 2 o 3 días completos, planeando, montando, retocando…).

Espero que este año gastes con cabeza, haz un presupuesto con todos los precios de los regalos que tengas pensado hacer y no te salgas de él, así te quedará dinero para pasar la famosa cuesta de enero, que ya dura desde el mes de enero del año pasado y seguimos cuesta arriba…