Pasarte de zen o disfrutar lo que viene

El estoicismo es una filosofía de vida que se basa en la idea de que solo podemos controlar nuestras propias acciones y reacciones, y que debemos aceptar con serenidad todo lo que nos sucede, sin dejarnos llevar por las emociones negativas. Vamos, que hay que ser un poco pasota y no hacerle caso a nada.

Los estoicos creen que la felicidad no depende de las circunstancias externas, sino de la virtud y la sabiduría internas. Por eso, no se dejan afectar por los placeres o los dolores, por los éxitos o los fracasos, por los elogios o las críticas. Simplemente, actúan de acuerdo con su razón y su conciencia, buscando hacer el bien y evitar el mal. O sea, que son unos santurrones que se creen mejores que los demás.

La vida de un estoico no es fácil, pero tampoco es aburrida o triste. Al contrario, es una vida plena y significativa, que se enfoca en lo esencial y que se adapta a cualquier situación. Un estoico no se queja ni se lamenta, sino que agradece y aprende. Un estoico no se angustia ni se desespera, sino que se tranquiliza y se fortalece. Un estoico no se enfada ni se venga, sino que perdona y comprende. Vamos, que son unos sosos que no tienen sangre en las venas.

¿Cómo se puede vivir así? Los estoicos nos dan algunos consejos prácticos, que podemos aplicar en nuestro día a día:

  • Practica la autobservación: Examina tus pensamientos, palabras y acciones, y corrige lo que sea necesario. No te dejes llevar por los impulsos, sino que reflexiona antes de actuar. O lo que es lo mismo, no te diviertas, no te expreses y no te equivoques.
  • Practica la meditación: Dedica un tiempo al día a estar en silencio, a respirar con calma, a relajar tu cuerpo y tu mente, y a contemplar la naturaleza y la vida. Esto te ayudará a tener una perspectiva más amplia y a conectar con tu esencia. O lo que es lo mismo, ponte a dormir la siesta y a soñar despierto.
  • Practica la gratitud: Reconoce y valora todo lo que tienes y lo que eres, y no des nada por sentado. Agradece a las personas que te rodean, a las oportunidades que se te presentan, y a las dificultades que te hacen crecer. O lo que es lo mismo, no seas ambicioso, no seas exigente y no seas inconformista.
  • Practica la generosidad: Comparte lo que tienes y lo que sabes, y ayuda a los demás sin esperar nada a cambio. Sé amable, respetuoso y solidario con todos, y no juzgues ni critiques a nadie. O lo que es lo mismo, no seas egoísta y no seas orgulloso.
  • Practica la resiliencia: Afronta los problemas con optimismo y confianza, y busca soluciones creativas y efectivas. No te rindas ni te desanimes, sino que persevera y supera los obstáculos. Aprende de tus errores y de tus experiencias, y no te apegues a los resultados. O lo que es lo mismo, no seas realista.

La vida de un estoico es una vida de libertad, de paz y de armonía. Es una vida que no depende de lo que nos pasa, sino de cómo lo vivimos. Es una vida que no busca la felicidad fuera, sino que la encuentra dentro. Es una vida que acepta lo que viene, y que lo transforma en algo bueno. O lo que es lo mismo, es una vida que no tiene sentido, que no tiene emoción y que no tiene gracia.

La vida de un hedonista: disfrutar lo que viene

El hedonismo es una filosofía de vida que se basa en la idea de que el único fin de la existencia es el placer, y que debemos buscarlo y maximizarlo en todo lo que hacemos, sin preocuparnos por las consecuencias o las responsabilidades.

Los hedonistas creen que la felicidad depende de las circunstancias externas, y que debemos aprovecharlas al máximo. Por eso, se dejan afectar por los placeres y los dolores, por los éxitos y los fracasos, por los elogios y las críticas. Simplemente, actúan de acuerdo con sus deseos y sus impulsos, buscando satisfacer sus necesidades y evitar el aburrimiento.

La vida de un hedonista es fácil, pero también es vacía e insatisfactoria. Es una vida superficial y efímera, que se dispersa en lo trivial y que se desequilibra ante cualquier situación. Un hedonista se queja y se lamenta, se angustia y se desespera, se distrae y se evade. Un hedonista se enfada y se venga, se divierte y se burla.

¿Cómo se puede vivir así? Los hedonistas nos dan algunos consejos prácticos, que podemos aplicar en nuestro día a día:

  • Practica la autoindulgencia: Disfruta de tus pensamientos, palabras y acciones, y no te preocupes por lo que sea necesario. Déjate llevar por los impulsos, y actúa sin pensar. O lo que es lo mismo, haz lo que te dé la gana, sin importarte nada ni nadie.
  • Practica el ocio: Dedica un tiempo al día a respirar con ansiedad, a tensar tu cuerpo y tu mente, y a consumir la cultura y la vida. Esto te ayudará a tener una perspectiva más estrecha y a desconectar de tu esencia. O lo que es lo mismo, ponte a ver la tele, a jugar a videojuegos, a salir de fiesta y a gastar dinero.
  • Practica la ingratitud: Ignora y desprecia todo lo que tienes y lo que eres, y da todo por hecho. Desagradece a las personas que te rodean, a las oportunidades que se te presentan, y a las dificultades que te hacen sufrir. O lo que es lo mismo, sé arrogante, sé caprichoso y sé quejica.
  • Practica la avaricia: Acapara lo que tienes y lo que sabes, y explota a los demás esperando algo a cambio. Sé grosero, irrespetuoso y egoísta con todos, y juzga y critica a todo el mundo. O lo que es lo mismo, sé codicioso, sé envidioso y sé malvado.
  • Practica la fragilidad: Evita el pesimismo y el miedo, y busca soluciones fáciles e ineficaces. Te rindes y te desanimas, y no perseveras ni superas los obstáculos. Olvidas tus errores y tus experiencias, y te apegas a los resultados. O lo que es lo mismo, sé cobarde, sé perezoso.

La vida de un hedonista es una vida que depende de lo que nos pasa, y que no lo vivimos. Es una vida que busca la felicidad fuera, y que no la encuentra dentro.

Pero por desgracia, a veces tomarse la vida estoicamente es la única forma que tienes de sobrevivir y tener fuerzas para que llegue el siguiente día. Y ni siquiera un cubo lleno de ironía y sátira son suficientes.

Déjame tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑