Ciudades llenas de pobres con coches llenos de ricos

De cómo no acabo de entender la lógica de las políticas de subvención de coches eléctricos

Era el año 2006 y a todos nos dijeron que lo mejor era comprarse un coche diésel. Eran los años finales del boom inmobiliario, había dinero barato en los bancos, una oportunidad magnífica para darte un capricho con un coche nuevo. Y por 20.000 euros te compraste un monovolumen como el de tu cuñao (como hace todo el mundo).

En el año 2023 la situación ha cambiado mucho, ahora no puedes entrar en algunas ciudades con tu viejo monovolumen diésel. El coche está perfecto, sigue funcionando más o menos como el primer día, pero ahora te dicen que lo cambies, que contaminas, que estás matando el planeta. Que te toca achatarrarlo y comprarte un SUV (como hace todo el mundo).

Así que decides cambiarlo, esta vez no será diesel, eso seguro. Entonces empiezas a ver que hay subvenciones (dinero público) para que te compres un eléctrico. Espera, que también es para coches híbridos. Ojo que la cosa se complica, que hay híbridos, híbridos enchufables, híbridos de rango extendido, microhíbridos… Voy a preguntar otra vez a mi cuñao.

Vaya, justo mi cuñao se acaba de comprar coche nuevo. Sí, eléctrico también. Pero lo que me está explicando no me acaba de cuadrar.

Resulta que se ha comprado un coche de 45.000€ y le han dado casi 7.000€ de subvención.

No sé, llámame loco, llámame comunista, llámame bolivariano, pero creo que una familia que puede gastar 45.000€ en un coche no necesita subvenciones.

Entonces me empiezo a hacer preguntas que paso a dejar aquí a ver si me sabes responder tú o dentro de un tiempo yo soy capaz de encontrar la respuesta.

Si tienes pocos recursos pero tenías tu viejo coche diesel, no puedes conducir a no ser que lo cambies por uno nuevo. Pero ahora los coches que antes costaban 20.000€ están por encima de los 30.000€ (ojalá tu sueldo hubiera crecido tanto).

Entonces te dicen que te endeudes por un coche que no necesitabas, que no puedes pagar y que además no te acaba de servir bien para el día a día porque tú vives en un pueblo y la autonomía se convierte en un problema.

Alguien me explica que los coches eléctrico son especialmente idóneos para su uso en ciudad, donde tienen más autonomía.

Vale, me dicen que use el transporte público. Claro, pero si no vives en una gran ciudad sabrás que el transporte público es escaso, con pocas combinaciones o en algunos caso completamente inútil. Que el mejor transporte público está en las grandes ciudades.

Entonces me encuentro que estamos dando dinero público, mucho dinero público, a gente de clase media-alta para que se pueda comprar un coche de gama alta de 45.000€ para usar en ciudad, donde ya hay transporte público.

Pues eso, que no lo entiendo, no sé quién ha decidido esta política, no entiendo qué fin tiene, ¿que todos abandonemos las zonas rurales y vayamos a vivir a una gran ciudad? ¿O será que los pobres dejen de conducir? ¿Que sólo los residentes en grandes ciudades puedan tener transporte privado? ¿O quizás que la gente de pueblo no vaya a las ciudades con sus viejos coches contaminantes?

Acabo de mirar en Google cómo podría ir en transporte público a mi trabajo para entrar a la hora de siempre. Me dice que si quiero estar a las 6:00h en el trabajo tengo que salir 2 horas antes para ir en bus y tren. Para volver igual, tendría 2 horas más de regreso en tren y luego bus. Si cambio en el buscador y pongo que quiero ir en mi viejo coche contaminante me dice que 22 minutos para ir y otros 22 minutos para regresar.

Mientras la opción de transporte público me supongan 4 horas diarias de tiempo que podría pasar con mi familia, frente los 44 minutos actuales, a la vez que damos 7.000€ a gente para que se compre un coche de alta gama que no necesita para usar en el único sitio donde son útiles, seguiré sin entenderlo.

3 comentarios sobre “Ciudades llenas de pobres con coches llenos de ricos

Agrega el tuyo

  1. Los políticos no tienen los problemas de los mortales ciudadanos. NO usan el transporte público, no madrugan para entrar al trabajo y les da lo mismo lo que cueste el coche porque se lo pone la administración. Luego son los que deciden cómo tenemos que movernos el resto de los mortales y como no puede ser de otra forma,lo hacen absolutamente mal.
    Falta ese término intermedio de intercambiadores entre el coche privado y el transporte público urbano. Siempre he pensado que para las ciudades sería beneficioso por tener menos tráfico, menos coches obstaculizando el transporte público que ganaría en eficacia y eficiencia por no hablar de las personas contentas porque pueden ganar mucho tiempo particularmente si viven lejos de donde trabajan. Con los precios de la vivienda, lo normal es que los trabajadores abandonen las ciudades en las que trabajan pero siguen yendo y viniendo cada día.

Déjame tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑