Me ha parecido muy interesante este atlas corporal que han desarrollado después de analizar a 701 voluntarios de Finlandia, Suecia y Taiwán que participaron en experimentos destinados a la cartografía de sus sensaciones corporales, en relación con las emociones específicas (PDF).

El experimento consistió en someter a los participantes a estímulos (podían ser de palabra, expresiones faciales, videos o imágenes) que hicieran sentir toda clase de emociones, y a través de un sistema de monitorización, detectaban qué zonas del cuerpo se estimulaban más o menos. La clave del estudio fue elegir a población tan diferente como nórdicos y del sudeste asiático, donde no comparten idioma ni referentes culturales, y los resultados a penas variaron en todos los voluntarios.

Atlas de las emociones

Si echamos un vistazo al atlas podemos observar como emociones como la ansiedad y el miedo repiten un esquema similar, podría ser porque en ambos casos se produce un aumento de la frecuencia cardiaca que sería más visible en la zona del cuello. También son muy similares el desprecio y la envidia, hace que se nos «caliente» la cabeza. Y lo más interesante es descubrir cómo la felicidad activa todo el cuerpo y cómo la tristeza hace que perdamos sensibilidad en las extremidades.

Al final la sabiduría popular siempre acierta, ya conoces el dicho de mantener la cabeza fría cuando estás rodeado de mucha presión, en el fondo es la zona que más se estimula ante las emociones más viscerales como la cólera, el orgullo, el desprecio y la vergüenza.

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.