Portada » El sueño de beber en vasos de papel

El sueño de beber en vasos de papel

El concepto de lujo varía mucho en función de lo que has tenido en casa desde pequeño. Me refiero a que durante años el lujo se asoció a coches caros, ropa de marca y casas grandes. Pero si crecías en un entorno social donde era normal vestir sólo de marca, no lo asociabas al lujo, en todo caso tenías que recurrir a marcas más exclusivas. O sea, que durante años mis amigos y yo consideramos que llevar un polo Lacoste y un pantalón Levi’s ya era un lujo. Y en parte era cierto, las rentas no eran tan altas en algunas zonas de España, vestíamos con ropa de mercadillo y zapatillas Golfitos. Comprarte esa ropa era un objetivo, ahorrabas para poder darte el lujo de comprártelos. Pero llevaban asociado una calidad de los materiales, o es que soy el único al que un polo Lacoste le ha durado 10 años como nuevo?

Luego en función de cómo le ha ido el cuento a cada uno ha mantenido sus gustos por comprar en mercadillos (o en Carrefour, que es el digno sucesor) o ya no concibe vestir algo que no lleve el logo de una marca archiconocida, para así demostrar que no mira el precio de las cosas, señal de que tiene el riñón bien cubierto.

Y entre esos dos mundos hay uno de gente más joven que yo, que ahora están entrando en los 30, que asocian el lujo a cosas que no acabo de entender.

Sueñan con vivir en un mundo rodeado de cafeterías donde pagas el café 5 o 6 veces más caro, y que te lo sirven en un puto vaso de papel.

En mi época uno podía soñar con tomarse un café en una cafetería donde te serviría un camarero profesional, en una vajilla de finísima porcelana y con el mejor trato posible. Ahora es un lujo que un tipo que lleva 2 días sirviendo cafés, te ponga un frapuccino en un vaso de papel y te cobre 3€ sin tan siquiera llevártelo a tu mesa. Oye, y lo vemos tan normal!

Hace años hablando con un amigo que vivió muchos años en EE.UU. me contaba su punto de vista. Él tenía ya unos 30 años y no había bebido jamás un café en una taza o en un vaso de cristal. En todas las cafeterías a las que había ido en su país le habían servido el café en un vaso de papel. Le pregunté que cómo se diferenciaba entonces un local bueno de otro malo. Y me dio la clave que ahora todos hemos descubierto: el valor añadido. Hace 5 años ya daban muchos locales WiFi gratis, alguna pasta de regalo cuando pedías determinado tamaño de vaso, buena música, un ambiente cuidado, sin gente extraña o desagradable. O sea, más o menos lo que pasaba aquí en los años 80-90 en algunas cafeterías o salones de té, donde no entrabas ni loco porque sabías que ese no era tu sitio, ya fuera por el ambiente o por el precio de las consumiciones.

Durante muchos años una anécdota me acompañó en mis viajes. Recuerdo que unos amigos de mis padres me contaron siendo muy pequeño, que se habían tomado un café en la plaza de San Marcos de Venecia, y habían pagado 400 ptas por cada café. Eso era una locura, una burrada, un auténtico lujo de derroche. En 1.994 era yo el que se tomaba ese café en Venecia, en la misma plaza y creo que hasta en el mismo café. No, no sentí el lujo por ninguna parte, en realidad sentí que estaba haciendo el ridículo, pero oye, el cuarteto de cuerda que estaba a mi lado me hizo pasar un rato agradable mientras me terminaba mi café sólo, sin azúcar.

plazaSanMarcos

Hoy, cada día, cientos de chavales entran por primera vez en una cafetería de moda, y cumplen su sueño al poder tomarse un café malo y caro, servido en un vaso de papel. Y pagan lo que les pidan, es su concepto del lujo, su objetivo más importante cuando tienen 15-16 años y quieren impresionar a alguien. No hace mucho pasé delante de una de esas cafetería y vi a una parejita de adolescentes en esa situación. Él quería impresionar a la chica y le invitó a un café, el que ella quisiera. Mientras la susodicha le decía que eso era muy caro, que era un lujo. Así, tal cual. Al final no sé cómo acabó la cosa, pero me impresionó mucho el momento donde para esos chicos era un sueño algún día poder beber en vasos de papel.

Please follow and like us:

21 comentarios en “El sueño de beber en vasos de papel”

  1. Me gusta ver como se generaliza sobre la gente.
    ¿Cuántas personas puedes conocer adolescente? ¿ Cuantas personas conoces cercanas a los 30?.
    Yo no soy como dices y tengo cerca de 30, de hecho nunca he tenido un polo o unos Levi’s como tu dices. Ni mis amigos tampoco. Quizás el lujo era los de vuestra generación, que se compraban viviendas a 35 o más años junto con coches solo para dar envidia. Que además se daban el lujo de viajar ( porque para mi viajar es un lujo y mucho más que unos Levi’s ).

    Así que el «Hoy, cada día, cientos de chavales entran por primera vez en una cafetería de moda, y cumplen su sueño al poder tomarse un café malo y caro, servido en un vaso de papel. Y pagan lo que les pidan, es su concepto del lujo, su objetivo más importante cuando tienen 15-16 años y quieren impresionar a alguien. » te lo guardas para ti.

    Creo que la Sevilla que vemos todos los días tú y yo es bien distinta.

    1. No hombre, no, que no se lo guarde. Porque su punto de razón claro que lo tiene, y lo dice servidor que lleva demasiados años poniendo copas en los pubs de por aquí. En mi ciudad hay un dicho dentro del negocio, «coge una p*** mierda, la metes en una caja, le pones un lazo y te la quitan de las manos». Oye, eso es marketing y lo demás tonterías. Y os aseguro que los camaretas, deejays y dueños de locales amamos la tranquilidad de las cafeterías de barrio, las bocaterías pequeñas y los locales donde suenan Franz Ferdinand o Neil Young, pero ganamos una pasta vendiendo copazos de Brugal o Seagram’s a seis eurillos de nada, mientras la gente está apretada como sardinas y escuchando el Gangnam Style a toda hostia. Y todos los fines de semana hasta el ojete, oigan, qué le vamos hacer!
      No se lo tome nadie a mal, pero ese no es mi modelo de lujo, si no de sentirme como un borrego en el redil…

  2. Joe macho…verdades como puños.
    Me has dejado un buen rato pensando…y es que es la p**a verdad.
    Tu frase: «para esos chicos era un sueño algún día poder beber en vasos de papel» es demoledora y muy representativa de la realidad actual.

  3. Menuda tontería. El lujo para un adolescente es tener un iPhone en lugar de un samsung (aunque en el fondo hagan lo mismo), tener internet en el smartphone, tener una buena moto, o coche si es posible,… No creo que nadie sueñe con un café. Y yo también le digo a mi esposa cuando salimos que pida lo que quiera, pero es por tal de no aguantarla después diciendo que sólo le compro lo barato.

  4. En nuestro tiempo habría quien soñaba con camisetas lacoste, pero creo que todos nos llegamos a comprar alguna vez pantalones de marca que ya estaban rotos antes de estrenamos, y oiamos estos mismos comentarios de nuestros mayores. No creo que seamos tan diferentes,.

    1. Unos de marca rotos antes de estrenar? No si eran los míticos Levi’s o los Liberto, que te duraban años y años. Es cierto que nuestros padres pensarían lo mismo de nosotros. Pagar por llevar unos pantalones despintados en lugar de comprarnos un buen traje o unos pantalones hechos a medida.
      Pero este post no iba contra Starbucks, de hecho ni los he nombrado. Era una reflexión de cómo hemos ido bajando el nivel de exigencia y su asociación con el lujo.

  5. Pues si que estan mal las cosas por Andalucia que tomar un cafe es un lujo. Por Barcelona esos cafes de 4 euros son territorio de turistas parece que los adolescentes de estas tierras tienen dos dedos de frente y prefieren otros lugares.

  6. Quizá lo que se considere lujo varíe generación tras generación. Lo que vengo encontrando constante es que cada generación cree que sus vivencias y costumbres son las buenas.

  7. Cuanta razón tienes, no pude razonar mi hija de 20 años, me llevo a una franquicia ; habia cola para tomar mesa uff que felicidad cuando se libera una , otra vez la cola para el pedido y pagar y 3ª cola para te lo den en bandeja..yo hirviendo de coraje

    el peor cafe ( de termo )que tome me costo 3.75 euros, tras 30mm de espera, esa franquicia alega esta a favor del medio ambiente..etc…cuando desecha toneladas de papel…marketing de pacotilla. ; para mi una pesadilla ese lugar

    En cambio en Paris fui a un bistrot ( bares pequeños )cerca de Bastille ; donde un Italiano , me detallo como limpiaba su maquina de espresso,le regulaba la buena presion y con cafe de calidad , una maravilla por 1.20 euros..en su taza cafe cremozo y revigorante.

    Demasiado marqueting y calidad a la baja, es lo que noto en ropa, y calzado.

    Saludos

    Saludos

  8. Vivo en Houston Texas por causas del destino, (soy uruguayo), es real lo que comentas DEMASIADO MARKETING Y CALIDAD BAJA .
    La peor navidad la pase aqui haciendo cola para comer en un salon de fiesta y me sirvieran en plato de papel y vao de copa, cuando venia de un [pais considerado tercer mundista, donde en esas fiestas especialmente se usa la mejor vajilla y las copas de cristal de la abuela que vienen de generacion en generacion.
    Lo entiendo en que es mas comodo para juntar todo y tirar, pero es lo mas aberante tomar un whisky o vaso de cerveza en vaso de papel y no hablemos de los cubiertos de plastico.
    Referente al sueño de beber en vaso de papel en realidad es el sueño de beber algo en alguna cafeteria donde el costo no puedes pagarlo,aunque el servicio sea malo igual que los recien comprados pantalones rotos. Es el sueño del consumismo donde lo caro se consdirea bueno y eso era realidad antiguamente no ahora.

Déjame tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.