Unos ladrones de Manchester planearon un golpe perfecto: cavar un túnel bajo un local de Blockbuster y llevarse el dinero del cajero automático que había en la tienda. Para este golpe calcularon que habría que escavar un túnel de unos 30 metros desde el terraplén más cercano, instalar iluminación, unos railes sobre los que transportar la carga…

Lo que no calcularon fue que el golpe lo darían el día 2 de enero y que el cajero no había sido recargado por la entidad bancaria desde Navidad. La policía calcula que los ladrones invirtieron unos 6 meses en elaborar todo el plan, y finalmente lo que se llevaron fueron 7.000€. Eso hace unos 1.170€/mes de beneficio, a repartir entre unos cuantos compinches. Mal, definitivamente el asunto les ha salido mal.

La crisis no afecta al ingenio de los ladrones, pero parece que a lo que si afecta es a lo que recaudan los cajeros automáticos.

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.