Esta semana el premio va camino de tierras británicas, el galardonado es Mark Rye, de Fore Street, Exeter. ¿Y cuales son sus méritos? Pues que casi le podemos dar el premio al ladrón más tonto y más torpe del año:

La policía atrapa a un ladrón siguiendo el rastro de caramelos que fue dejando hasta su casa

Así es amigos, nuestro amigo Mark, que vive a poca distancia de la tienda donde cometió el delito, decidió que era una buena idea entrar a robar algunas botellas de alcohol y unas cuantas chocolatinas. De camino a casa se fue comiendo una bolsa de Minstrels (parecidos a los Lacasitos de aquí), así que fue dejando un rastro de caramelos que conducía directamente a su guarida.

En lugar de seguir el rastro de sangre que deja un asesino, la policía sólo tuvo que seguir el rastro de lacasitos (más de 30 recogieron) para capturar al ladrón, que además llevaba encima varios tipos de drogas, por lo que le meterán un paquete por tráfico de drogas (acabo de ver que le ha caído 3 años y 9 meses de prisión).

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.