Hay anuncios que traspasan la frontera de spot comercial para convertirse en fenómenos sociales. Nadie tiene la fórmula mágica para conseguirlo, pero son muchos los ejemplos de anuncios que permanecen en nuestra memoria e incluso forman parte de los recuerdos de toda una generación.

No hace falta decir que “yo crecí en los 80”, basta con decir que tú eres del anuncio del “Helicóptero de Tulipán” y todos te comprenderán de inmediato a qué generación perteneces.

Y parece que las agencias van tomando conciencia que es mejor trabajar el mensaje para que trasmita valores por encima del mensaje del anunciante. Ya no te explican lo buena que está una cerveza o te venden las ventajas de su sabor inigualable. Ahora te montan un corto de 3 minutos y medio, te cuentan una historia divertida, emocionante, te engancha haciendo que asumas el papel de alguno de los personajes, y luego es sólo cuestión de tiempo para que comiences a hablarle a tus amigos del anuncio que acabas de ver.

Que levante el ratón al que no le haya venido algún compañero de trabajo explicándole lo chulo que es el nuevo anuncio de Estrella Damm de este año.

En mi caso he tratado de aguantar lo máximo posible pero al final no pude impedirlo. En parte tenía interés por ver cómo retratan la isla de Menorca, una joya que tenemos en nuestro país y que permanece semidesconocida. Tengo un compañero de trabajo que es de Menorca y siempre nos habla de las maravillas de su tierra. Después de ver el video comienzo a creerle e incluso me planteo hacer un viaje para conocerla en persona.

Ves? Lo han conseguido de nuevo. Han hecho un anuncio de cervezas y me han vendido un viaje de turismo para conocer la isla de Menorca. Cómo lo hacen?

Genial el spot, de los que más me han gustado este año.