Qué hacen los bailarines cuando envejecen?

Hay muchas profesiones en las que la edad son un factor limitante, entre ellas las de artistas, y sobre todo me llama la atención lo que sucede con los bailarines. Cuando vas al teatro a ver un ballet no esperas ver a un cuerpo de bailarines cincuentones, moviendo las carnes con dificultad por los achaques propios de la edad. Pero entonces qué hacen estos artistas cuando envejecen?

Mi experiencia profesional también me hizo plantearme esta duda existencial. Tuve la suerte de ser de los primeros profesionales en tener un título oficial de aquafitness. Tuve varias ofertas de trabajo (sobre todo en Cataluña) y la verdad es que renuncié al puesto después de 2 semanas de trabajo. Que por qué? Fácil:

Me vi en bañador, con las chanclas y el silbato colgado del cuello. Saltando y bailando durante 8h al día, ayudando a un grupo de sexagenarias a reducir su ansiedad haciendo gimnasia en la piscina. En esas dos semanas de experiencia profesional me analicé personalmente y pensé que si ese trabajo se podría realizar durante muchos años. Si piensas en las posibles lesiones de un esfuerzo continuado sabes que tu físico no será capaz de aguantar mucho tiempo haciendo lo mismo. Luego te encuentras que rondas los 40 años y tienes que comenzar a reciclarte profesionalmente porque ya nadie va a contratar a un monitor cuarenton cuando tienen a un veinteañero al que además le paga una mierda (pero aguanta más horas que tú saltando y bailando).

En mi caso tuve suerte y me desarrollé profesional en el otro campo que más domino, pero me surgen dudas sobre si todos los chavales que sueñan hoy en día con ser bailarines profesionales saben a qué se van a exponer. Porque claro, cuando eres joven y tienes tanta pasión por bailar, imagino que todas las horas son pocas para satisfacer tus ganas de bailar. Pero cuando estamos hablando que formas parte de una compañía o un cuerpo de baile, que tiene que hacer 2 funciones diarias, los 7 días de la semana, entonces la cosa cambia, no? Tu físico se va deteriorando, desaparece la pasión y te encuentras (con suerte) que vas llegando a los 40 años y que sólo sabes bailar. Llega un día en el que nadie te llama para bailar y te planteas la reinserción al mercado laboral (como si eso fuera tan fácil).

No tienes formación previa porque para llegar a ser bailarín profesional tienes que echarle muuuuuchas horas y renunciar a muchas cosas. Sobre todo si te metes siendo joven y pasas de estudiar o formarte a la vez que vas de gira por teatros y pabellones.

Me recuerda mucho a lo que le puede suceder a un futbolista. Desde bien pequeños renuncian a muchos vicios, llega un momento en el que tienen que elegir entre estudios o deporte profesional. Se juegan su carrera a una única carta, con el riesgo de que una lesión corte de raíz su progresión. Luego llegan a los 3o años y dejan de ser válidos para el deporte de élite. El que no se ha formado mientras estaba en la cumbre no sé de qué vivirá (no, no todos son millonarios como Beckham). No tienen experiencia profesional en nada que no sea correr detrás de una pelota…

Si fueras padre y tu hijo te dijera que su máxima ilusión y por lo que estaría dispuesto a luchar hasta las últimas consecuencias es por llegar a ser bailarín/futbolista, le explicarías que existen muchas posibilidades de que nunca llegue a ser un profesional y si llegase a serlo, cuando tenga una edad se encontrará en la encrucijada de tener que reinsertarse de nuevo en el mercado laboral?

Esta noche hemos estado viendo «Hoy no me puedo levantar» y tienen un cuerpo de baile fabuloso, pero dudo que ninguno superase la treintena. Donde acabarán dentro de 10 años? Tanto talento se puede aprovechar de alguna manera que no sea bailando? Si, me diréis que pueden crear su propia compañía de baile, pero no me vale. Ni hay demanda de tanta compañía ni todo el mundo sabe dirigir un grupo humano. Me han dado pena y envidia. Envidia por llegar a dominar su físico tan bien que llegan expresar sentimientos con sus movimientos. La pena ya os podéis imaginar por qué…

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.