Miami Beach: Fotografías de sociedad

Una vez que he comprobado las limitaciones de mi cámara me estoy centrando sobre todo en aprender un poco más de la teoría para aprovechar lo que tengo entre manos.

Para empezar he descubierto que una Nikon D40 no es la mejor cámara para la fotografía nocturna, pero eso no significa que no se puedan obtener resultados muy dignos si se aprovecha la luz de una manera original.

En eso estaba pensando cuando me he encontrado en Flickr con un usuario que se dedica por las noches a pasear por las zonas de bares de Miami Beach y fotografiar a la gente que entra y sale de las discos de moda. Hay de todo, coches de superlujo y chicas jamonas, la verdad es que cuesta creer que sea así en el mundo real…

Dejando a un lado la opinión sobre las modelos que aparecen (de coches me refería) si que me ha gustado el sabor de boca que me dejó toda la colección de fotos que no son más que un reflejo de la sociedad que sólo vive de noche y siempre a tope.

Creo que está relacionado con el post que escribí sobre la gente que vive en universos paralelos alejados de toda realidad. Esta gente en parte también vive en un universo paralelo que transcurre sólo de noche y fines de semana, donde todo el mundo es guapo, busca sexo y conduce coches de lujo.

Será por eso por lo que viendo algunas fotos dudas si se tratan de chicas buscando marcha o profesionales del sexo luciendo la mercancía. Sin duda algunas fotos son capaces de contar una historia en un sólo instante…

A nivel técnico me encanta el uso natural que hace de la luz ambiente, sin usar un flash que desnaturalice la escena. Sin duda Miami Beach es un plató de cine por si mismo, será porque hemos visto cientos de películas ambientadas en sus calles (CSI incluído) o porque ese ambiente fashion donde se mueven a sus anchas Paris Hilton y compañía nos atrae a todos los frikis…

Vía | Miami Fever

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.