Un país hipocondríaco

Qué sucede cuando un partido político se empeña en crispar la sociedad con un tema como la liberación antes de tiempo de un terrorista que hizo chantaje al gobierno, arriesgando su propia vida?

Sería un derecho legítimo si tuvieran la conciencia limpia, que no es el caso en esta ocasión.

Así que tenemos a nuestra clase política discutiendo, unos a la defensiva, sacando papeles del pasado, y la otra en la calle, por primera vez en su historia, con protestas cada fin de semana, lo que ha conseguido que no nos afecte en absoluto, porque llegan a ser pesados.

Unos utilizan el terrorismo como arma electoral, haciendo suyos símbolos nacionales, haciendo suyas todas las víctimas del terrorismo, haciendo suya la calle. Han conseguido despertar a la vieja guardia, que utiliza esas manifestaciones como plataforma de viejas glorias pasadas, que nunca deberían volver a aflorar (hemos vuelto a ver a La Falange, peligro).

Otros no saben actuar, no saben responder, no saben comunicar a la sociedad que han apostado por la negociación para acabar con el terrorismo. No han sido sinceros, ha recurrido al discurso de «Jose Luis y su Guitarra» (Carlos Herrera dixit), con palabras de adorno, sin llegar al centro del asunto. No han cogido el toro por los cuernos, no saben, nunca han sabido.

Y luego está la sociedad, con sus problemas, muy lejos de la disputa entre políticos jugando al «Y tú más». Tenemos otros problemas, pero la clase política no conecta con la sociedad, desconoce nuestros problemas habituales: vivienda, trabajo, colegios, conciliar vida laboral y familiar, hipotecas, sueldos basura, calidad de empleo…

Lo peor de todo es que los medios de comunicación, que son los que nos transmiten la información a la sociedad, está igualmente alejado de nosotros. Los periodistas estrellas (Gabilondo, Herrera, del Olmo…) no tienen que pagar una hipoteca que se lleva el 90% de su sueldo, no tienen problemas para encontrar colegio para sus hijos cerca de casa, no tienen problemas con sueldos basura (son millonarios), etc. Y ellos son los que filtran la información con su prisma personal, y luego nosotros asimilamos esa visión sesgada de la realidad. Así que nunca escuchamos hablar de nuestros problemas en los medios de comunicación, sólo hablan de política-ficción, conflictos ficticios con los que siguen viviendo del cuento los de siempre.

Y mientras, tú sigues durmiendo mal por las noches, porque no sabes hasta cuando podrás seguir pagando la hipoteca que crece cada mes. No encuentras colegio para tu niño, porque los piratas de las recalificaciones han dejado tu barrio sin suelo para escuelas y centros de salud. Tu trabajo depende de una subcontrata, que depende de otra subcontrata, subcontratada a su vez por otra, y otra, y otra. Así que si te pasa algo en el curro, nadie se hará cargo de las indemnizaciones.

Los sindicatos no sirven para nada. Tragan carros y carretas, pero mientras ellos sigan cobrando más que sus compañeros, tengan reducción de horas por las reuniones sindicales, y sabiendo que serán los últimos en salir en caso de quiebra, aquí nadie hará nada. Se han acomodado como lo hace la patronal, y se han apuntado a la sopa boba. Son unos cobardes.

Tu mujer no quiere tener más hijos porque no puede compaginar su vida laboral con la familia. Si deja de trabajar no tendréis dinero, porque la hipoteca se come tu sueldo, y coméis gracias a lo poco que ella pueda ganar.

Pero nadie habla de esto en la tele, ni en la radio, ni en la prensa. Allí todo el mundo habla que si se excarcela a un terrorista, que si tú robabas dinero, que si tú has robado todavía más que yo, etc.

No sé hasta cuando aguantará la población sin dar un golpe de estado, y poner a cada uno en su sitio: entre rejas.

Si alguno de vosotros ha visto «V de Vendetta» sabrá cómo termina: Volando el Parlamento Británico, con una rebelión social contra la clase política (y mucha dinamita).

Tendremos que recurrir a esta solución final?

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=XV_LbzcqWP4[/youtube]

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.

Únete a la conversación

7 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo contigo: si la derecha española piensa que con su política de desgaste va a conseguir otra cosa que el rechazo del pueblo hacia ellos, va lista.

    Yo cada vez que les oigo hablar sobre este tema no puedo dejar de recordar a Aznar llamando «movimiento de liberación» a los asesinos de ETA; no puedo olvidar que durante su gobierno se dieron permisos no a uno, sino a varios etarras; no dejo de pensar en la desvergüenza de un gobierno pepero que nos metió en una guerra despreciable e injusta y que nos convirtió en blanco del terrorismo islámico; no dejo de recordar la cara de un Aznar jurándonos que sabía que había armas de destrucción masiva en Irak; no se me olvida que fueron ellos quienes nos metieron el odio hacia los extranjeros que nos «invaden» en sus pateras… Y son esos mismos los que ahora tienen la desfachatez (o «confachatez», se me perdone el chiste-juego-de-palabras malo) de criticar a un gobierno que no hace sino seguir la estela que ellos crearon, mandando tropas a Afganistán, dando permisos a un etarra (sólo a uno, por los varios que gozaron de privilegios durante la dictadura del PP), organizando el juicio de los terroristas del 11-M, sancionando las leyes de extranjería que siguen castigando al que viene de fuera a buscarse la vida en nuestro país…

    No, no soy socialista, ni (obvio) pepero, soy un simple cuidadano cabreado y con miedo, porque la estrategia de crispación permanente que pretende el PP me recuerda a lo que estudié de chico, lo que viene en los libros, tiempos pasados donde la derecha vomitaba el mismo discurso justo antes de la Guerra Incivil. Aquello del ruido de sables, la frese se inventó pr aquel entonces. Están tan cabreados por perder el poder, sobre todo por la manera en que lo perdieron o se lo arrebatamos los ciudadanos hartos de sus engaños y su tecnodictadura, que la única manera de vengarse es vertiendo ponzoña en las venas del sistema. Reventarlo desde dentro. Ellos, que han querido convencer durante estos años a los cuidadanos de que son demócratas, se van a cargar con su estrategia la democracia. En vez de unir, están separando España.

    Nos estamos jugando mucho: si como bien vienes a decir no hacemos nada, si dejamos que esto cada vez vaya a peor, que el sistema nos agobie cada vez más y no haya ni siquiera opción de decir «estamos hartos de tanta basura», si permitimos que en unas elecciones gane estrepitosamente la abstención y NADIE se cuestione el porqué de esto que a cualquier demócrata le debiera dar vergüenza y le ponga remedio, si no se refunda el sistema ya mismo, sin esperar a que los filofascismos (de derecha o izquierda) le tomen la delantera y siembren la idea de que hace falta «mano dura», si nosotros los ciudadanos no hacemos oír nuestra voz y exigimos participar más activamente del sistema, que se nos escuche y se nos respete, vamos muy mal.

    Recuerdo mis años mozos, cuando asistí (y participé en la medida de mis posibilidades) al nacimiento de esta democracia: la ilusión con la que nos enfrentábamos a los problemas porque creíamos que éramos los dueños de nuestro futuro… Futuro que, como tú dices, nos han acabado hipotecando a plazo fijo.

    Bueno, no me lío, perdón por el discurso, pero es que estoy de verdad cabreado y asqueado con esta gentuza que con tal de joder a sus enemigos políticos son capaces de enmierdarnos a todos y salpicarnos con su asqueroso y despreciable discurso cavernícola. Ahora estamos comprobando que todos estos años de supuesto «reformismo» de los derechosos, no eran tales, pues siguen con el mismo discurso (como decía antes) que sus abuelos de la CEDA. Ahora se les está viendo el plumero.

    ¿Qué hacer? Pues salir a la calle, pero no para tomarla y ya, sino para exigir que la palabra del pueblo se escuche y se tenga en cuenta, que el sistema cambie para darle más poder al pueblo y sobre todo RESPETAR sus decisiones… Si hay una abstención escandalosa, señores gobernates, pregúntense por qué y actúen para evitarlo dando más parcelas de poder y mecanismos de decisión a los ciudadanos. Y cuidado, que no voy de lo que te imaginas, simplemente con conseguir que el capital, que es el que siempre gana, gane menos, ya sería un gran paso. Por si te lo preguntas, no, no soy comunista (eso ya está muy out), ni sociata. No hablo de montar barricadas, sino de despertar y comenzar a ejercer nuestros derechos, carajo, que con la democracia hemos delegado en los políticos y mira lo que ha hecho la guarra de tu hija, quiero decir, mira lo que han hecho esos guarros con tan preciado tesoro, mi tesssoro… Bueno, lo dejo, que ya se me fue la olla del todo. Perdón por el discurso.

  2. Pues su entrada tampoco era corta… Es que hay temas que me ponen, y esto que está pasando es muchísimo más serio de lo que parece.

    Si no decimos nada se nos van a comer. Si dejamos que esta gente siga envenenando la sociedad con su discurso paleolítico van a conseguir lo que buscan, que se viene a resumir en aquello de o el PP o el caos… Y lo peor es que los otros tampoco pueden presumir de honestos. O sea, que parece que debemos escoger el menos malo de los dos. Pero escojamos lo que escojamos, van a ganar los mismos, los que nos cobran las letras, los que nos venden los coches, los pisos… Los bancos, vaya. Y la única esperanza que tenemos es que nos toque la lotería del Padre o la que sea. Bonito panorama. Joder, qué pesimista soy. ¿O no?

    Pero es que la democracia, por lo menos la democracia en la que yo creo, no era esto que tenemos ahora, la oportunidad de escoger entre dos opciones y listo. La democracia que nos vendieron tiempo ha era pluralismo, libertad de elección, leyes electorales justas, participación real y efectiva… ¿Por qué no se usa el referéndum, por ejemplo para preguntar al pueblo regularmente su opinión sobre temas importantes? Y no me refiero al referéndum manipulado sobre la OTAN del PSOE, o a los inevitables sobre estatutos de autonomía. ¿Por qué hay listas cerradas?

    Democracia no es delegar en los políticos, democracia es participar y decidir sobre nuestro futuro…

    Y bueno, lo dejo porque me vuelvo a embalar…

  3. Pofale, gracias, señor cavalleto, pero ya hay más gente por ahí opinando sobre esto, con más conocimientos que yo. Además, hay temas que me preocupan más, como la caída de mi pelo y mi barriga, mis canas, mi pitopausia…

Dejar un comentario

Déjame tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.