Hace años en mi localidad se hace por estas fechas un intercambio de juguetes, en vísperas de todo lo que llegará nuevo de cara a las Navidades. Me parece una idea magnífica, que intentemos educar a los niños (criados en el consumismo) que los juguetes viejos y que ya no utilizan, los pueden regalar a otros qué sí los disfrutarán mucho más.

Ya no es tanto el pensar en donarlos a los niños pobres (hay otras necesidades más importantes para un niño que tener juguetes, como por ejemplo unos padres con trabajo y viviendo digna), sino por intercambiarlos con otros niños que son más pequeños o mayores, a los cuales esos juguetes ya se les quedaron cortos para su edad.

La idea creo que se podría extrapolar todavía más allá, entre adolescentes que guardan dispositivos electrónicos en un cajón porque tienen nueva tablet o móvil, cuando quizá la vieja que se les quedó corta, a otro chaval más pequeño le vendría genial para empezar en el uso de los dispositivos móviles.

Los adultos también podríamos hacer algo parecido, de hecho servicios como Wallapop están teniendo un éxito brutal basados en la misma filosofía. En este caso echo un poco en falta que la gente pusiera más de su parte y fuera más abierta para hacer envíos y no sólo tratos en mano. Entiendo que si vas a comprar una batidora vieja por 15€ no te quieras gastar el dinero en los gastos de envío, quizá la gente no conoce servicios como Packlink que te permite hacer una comparativa entre varias agencias de transportes urgentes.

En casa llevamos ya 3 años manteniendo unas normas de no acumular juguetes, ropa o dispositivos electrónicos. Tenemos muchos como todo el mundo, pero por estas fechas hacemos limpieza, elegimos los que ya no utilizamos o nos ponemos, si son de valor los vendemos o los donamos, cualquier cosa mejor que acumularlos en casa sin darles uso.

De hecho es mi hija la que me recuerda siempre por esta fecha que hay que dejar espacio libre en las estanterías de su habitación para los regalos que traigan este año Papá Noel, el Tió y los Reyes Magos. Yo pondré de mi parte también y sacaré del cajón viejos móviles y tablets que ya no uso, seguro que alguien puede sacarle provecho y yo de paso hago sitio por lo que pueda caer, nunca se sabe, yo este año me he portado bien.