El mes de diciembre es el mes de la paga doble, la “extra” como muchos todavía la llaman usando un término cuanto menos sospechoso. Ese “extra” suena a que es más de lo que te mereces, un “regalo” que te hace la empresa por ser buen trabajador, como un incentivo. Pues no.

Pensé que era obvio el tema, lo comenté anoche de pasada en Twitter y la respuesta de varios amigos me ha hecho que escriba este post para aclarar algunos errores conceptuales que parece ser tienen más personas de las que imaginaba.

Cuando firmas un contrato con tu empresa llegas a un acuerdo, tú recibes una parte fija de los beneficios que genera la compañía, luego ya dependiendo del convenio al que estés acogido se te aplican una serie de ventajas y ajustes salariales. El gobierno te retiene cada mes un porcentaje del IRPF porque no se fía de que en junio seas capaz de haber ahorrado lo que te corresponde pagar en base a tus ingresos. Nos toman por niños ineptos y prefieren retenernos cada mes una parte. Yo firmaba recibir el 100% de mi sueldo y en junio pagar todo lo que deba a Hacienda, pero no, el Estado paternalista no se fía. Qué cosas.

Pero además tenemos el hecho de que tu empresa decide pagarte mes a mes, en nóminas. Es muy poco frecuente que te pague en 12 mensualidades, lo habitual son 14 y en algunos casos 15 pagas. Lo curioso es que hay gente que está encantada con esas tres pagas “extras”, soy el único que se queja porque estamos financiando gratis a nuestra empresa, sin intereses a cambio. Ahora te lo explico.

Una empresa de 100 trabajadores, con un sueldo medio de 20.000 €/año tendría que pagar cada mes unos 166.666,67 € si pagase en 12 nóminas. En cambio, si diluyera el pago en 14 cuotas, cada mes tendrá que pagar 142.857,00 €. Y los meses que haya paga “extra” subiría hasta 285.714 €. A simple vista podrías pensar que no hay nada extraño, pero si lo ves en forma de gráfica lo entenderás mejor:

Así financias gratis a tu empresa

Mira esos rectángulos, son los meses en los que la empresa te paga menos, guarda el dinero y se financia gratis hasta la próxima paga extra, cuando devuelve lo que no te ha ido pagando cada mes, pero lo hace sin pagarte intereses. Ya lo has entendido, ¿verdad?

Si miramos sólo tu nómina entonces los intereses son poca cosa, pero la gráfica te la he puesto contando todos los sueldos de todos tus compañeros, y eso ya supone un pico. Digamos que cada mes la empresa deja de repartir 23.809 € y se los guarda hasta la siguiente paga extra. Si de verdad fuera “extra” entonces deberían añadir los intereses generados, que tomando como referencia el Euribor, sería el 0,234% por préstamos a 3 meses. Si la empresa se queda con esos picos durante 5 meses, serían de media unos 100.000 € con los que se financia gratis, cuando en realidad debería pagar 234 € de intereses. Es poco, cierto, pero es tuyo y no lo sabías.

Así que la próxima vez que alguien te diga que le gusta cobrar dos o tres pagas extras le enseñas esta gráfica a ver qué cara pone.