Llevaba tiempo esperando poder ver este documental, la historia la conocí el año pasado cuando me enteré del documental que ganó el Oscar, Searching for Sugar Man. Su argumento me pareció tan extraordinario e increíble que no podía creerme su historia.

Sería como si hoy te dicen que Elvis Presley siguiera vivo, lo encuentras y regresa para dar un concierto. Increíble verdad? Pues espera que es mejor todavía, porque ese Elvis es un desconocido en su país, EE.UU., pero en Sudáfrica lleva 40 años vendiendo millones de discos… Sin ver un sólo euro.

Mola, eh? El protagonista es Sixto Rodríguez, un desconocido cantante que grabó dos discos a principio de los años 70 en Detroit. Su trabajo no fue apreciado por nadie en su país, pero uno de sus discos llegó por accidente a Australia en la época más dura del Apartheid, donde la censura prohibía música como la de Rodríguez, una especie de Bob Dylan con una mirada más cruda de la realidad que vivía en las calles de Detroit. Durante todos estos años ha vendido millones de discos, pero nunca lo supo, ni recibió el dinero. En realidad ha vivido todos estos años casi como un vagabundo, haciendo chapuzas para subsistir, mientras alguien ha hecho una fortuna con su talento. Por suerte este documental le ha devuelto el reconocimiento que se merecía.

El documental lo han subido a Youtube con subtítulos y he podido disfrutar de una historia que no podrías ni imaginártela, la realidad supera cualquier ficción posible. Es como un cuento, el documental tiene un par de giros increíbles que no te quiero desvelar. Que lo disfrutes, puedes verlo en el siguiente enlace (duración 1h25min, activa los subtítulos en español):

http://youtu.be/yq3MsultY8k

Es una historia que hoy sería imposible que sucediera. O tal vez si?