Para que luego digan que los béticos somos violentos por tirar de vez en cuando una botella con agua. Esta gente no ha visto cómo se las gastan en Irán cuando se enfadan con el árbitro. Se trataba de un encuentro entre el Sepahan iraní y el Al-Ahli saudí, que disputaban un partido de la AFC Champions League en el Foolad Shahr Stadium.

En un momento del partido el colegiado detuvo el juego por los objetos que estaban lanzando los aficionados al césped. Algunos jugadores del equipo local se dirigieron a los aficionados para calmar los ánimos, mientras uno de ellos, Adel Kolahkaj, se agachó para retirar del césped un objeto y lo lanzó fuera del terreno de juego. Lo que había lanzado era una pequeña granada de mano y esto fue lo que pasó.

http://youtu.be/rPVLJzeZ9i8

Imaginad el susto que debió pasar el pobre Adel Kolahkaj al percatarse del peligro que corrió. Por suerte nadie resultó herido y tras suspenderse el partido unos minutos la policía inspeccionó el estadio y se pudo continuar jugando. Del resultado no me preguntes porque no tengo ni idea.