Qué bonito, cuanto romanticismo hay en el mundo… Y mientras tú que no sabes qué regalarle a tu chica para el Día de San Valentín. Pues mira, si tienes algo de tiempo libre, te acercas al chino, compras varias cajas de chinchetas de colores y le haces un retrato como este amigo ruso. Ahora os detallo:

Hace año y medio comenzó a circular por la red la foto de un retrato hecho con chinchetas y a nuestro amigo le pareció una idea cojonuda hacerle uno igual a su chati. Lo primero que hizo fue comprobar cuantos colores dispondría para el retrato y cuantas chinchetas necesitaría. Después de pasar por su papelería de cabecera descubrió que podría contar con 6 colores, así que con ayuda del ordenador hizo un boceto y calculó que tendría que comprar unas 7.700 chinchetas. O lo que es lo mismo, 300 cajas. Imaginad la cara de felicidad del dueño de la papelería ante un pedido tan friki como ese.

Después buscó un trozo de dm sobre el que pinchar las chinchetas. Tardó 2 días en dividir la tabla en cuadros iguales:

Después vino la tarea más dura. Durante 3 semanas y con la ayuda de un punzón fue haciendo los agujeros donde irían las chinchetas. Muy bien pensado, porque tú y yo nos habríamos puesto a clavarlas una a una, sin pensar que serán casi 8.000, imposible hacerlo presionando con el dedo.

Y para colmo descubrió que en la papelería no tenían suficientes chinchetas de color negro. Solución? Pintó con spray negro algunas y pudo salir del apuro.

El dibujo “punteado” lo imprimió en 9 folios, así le resultaba más sencillo seguir el orden en el que tenía que clavarlas.

Dedicaba jornadas de 2 días de trabajo y descansaba, al final tardó casi un mes en acabarlo por completo. El esfuerzo fue tal que acabó en el hospital con una hernia lumbal. Pero el resultado mereció la pena, un retrato compuesto por 7.700 chinchetas, con un peso total de 10kg.

Y lo mejor, a ella le encantó! Qué, te animas ha hacerle uno igual a tu chica?

Vía | ER