No por esperada la noticia me ha producido menos sorpresa, pero reconozco que Megaupload tenía ese aura de intocables que te hacía pensar que nadie podría acabar con su negocio. Hasta que llegó el FBI:

Según la nota emitida por el FBI, siete personas y dos empresas (Megaupload Limited y Limited-Vestor) dos han sido acusadas como responsables de una red de piratería masiva en todo el mundo de diversos tipos de obras protegidas a través de sitios relacionados con Megaupload.com, generando más de 175 millones de dólares y causando pérdidas de más de 500 millones a los propietarios de derechos de autor.

La acusación partió de un gran jurado del Distrito Este de Virginia el pasado 5 de enero, Los cargos son de conspiración para el crimen organizado, conspiración para cometer una infracción de copyright, conspiración para el lavado de dinero, y dos cargos de violación del copyright de naturaleza penal.

De los imputados, cuatro han sido detenidos en la localidad neozelandesa de Auckland. Entre ellos figura el principal responsable, Kim Dotcom, también conocido como Kim Schmitz y Tim Kim Jim Vestor, de 37 años, residente en Hong Kong y Nueva Zelanda. Es el fundador de Megaupload Limited y es el director y único accionista de Vestor Limited. (vía Lainformacion.com)

El tema me tiene muy intrigado porque veo cabos sueltos por todas partes, quizás por la falta de información fiable o porque con el shock de la noticia quiero ver fantasmas donde no los hay. Pero en estos momentos tengo varias preguntas sin respuesta:

  1. ¿Qué pasará con los miles de archivos que teníamos alojados en sus servidores?
  2. ¿Qué pasará con esos archivos con documentos privados y copias de seguridad?
  3. ¿Cómo ha podido realizar detenciones el FBI en Nueva Zelanda?
  4. ¿Si Megaupload está asentada en Hong Kong, cómo puede cerrarla un organismo norteamericano?

A toda acción le corresponde una reacción. En Twitter la gente habla del tema, pero los del colectivo Anonymous no se han quedado en meras quejas verbales. Han pasado a la acción y están atacando webs del gobierno americano y varias webs de discográficas, como la de Universal Music. En su cuenta de Twitter van actualizando la lista de webs tumbadas como represalia.

Veremos si se trata todo de una guerra por ver quién es más fuerte y poderoso en la red o realmente estamos ante el fin de una época.

Está claro que hay alternativas parecidas a Megaupload, pero cuando vean lo caro que le cuesta el asunto a MU, quizás muchas se lo piensen y cierren la persiana del negocio. Será la hora de volver a bitTorrent? Se acabó el streaming? Qué será de las webs de enlaces de descargas directas? Se acabó el negocio para muchos.

Lo que no acabo de entender bien es por qué Megaupload no aprovechó esa cuota de clientes que pagaban por sus contenidos y dar un paso adelante. Volverse “legal” y comerse el mercado del entretenimiento vía streaming y descarga directa. Quizás estamos ante un caso de avaricia, querer ganar hasta el último euro, y eso ya sabemos que siempre hay que dejárselo a otro.

Veremos como avanza la noticia, si hace falta actualizaré el contenido de este post.