No hay noche electoral en la que no salga alguien de un partido diciendo que han sido unos resultados maravillosos y que ellos son también vencedores. Bueno, en realidad este año la cosa ha sido un poco excepcional porque el carajazo del PSOE no daba mucho margen para la demagogia. Pero ahora que han pasado algunas horas me gustaría hacer algunas consideraciones con las que quizás estés de acuerdo (o no):

foto: LaInformacion.com

Reconozco el valor y la integridad de Rubalcaba, que sabiendo que se iba a quemar se ofreció voluntario para encabezar esta derrota histórica del socialismo español. Es indignante ver como compareció ayer ante la prensa, en realidad ante todo el país, sólo, sin nadie de peso dentro del PSOE que estuviera a su lado. Recurrieron a poner de fondo a varias señoras de esas que van a la tele a aplaudir en los programas del corazón y que luego se comieron a besos a Rubalcaba. Pero no había nadie de su equipo, ni del comité del partido. Soledad absoluta, es un cadáver político y nadie quiere que le contagie de ese derrotismo.

Rajoy estuvo correcto en su discurso, ya con pose de presidente. No dijo nada que no estuviéramos esperando, pero siempre se agradece una vez más escuchar eso de que gobernarán para todos los españoles, incluso para los que no le hayan votado. Un cero absoluto a los que estaban con la banderita en la calle Génova, gritando consignas rancias y caducas. Pero bueno, fanboys hay en todos los partidos, pero que le den minutos de televisión a esta gente hace más daño que otra cosa.

Luego hay que analizar con calma los resultados de los partidos minoritarios. Está claro que en Euskadi y Cataluña la gente piensa diferente, y eso tarde o temprano se tendrá que ver reflejado en forma de un nuevo modelo de estado. Que la izquierda abertzale logre tanto apoyo electoral es significativo y hay que aceptar lo que decidan los vascos con su voto, más ahora que las pistolas no coaccionan y el miedo poco a poco irá desapareciendo. Si, que suena duro decir esto después de 800 muertos, pero hay que cambiar la mentalidad colonizadora, y si la mayoría en Euskadi o Cataluña quiere otro modelo de país hay que hablarlo y llegar a acuerdos. Lo que está claro es que el modelo actual, tanto de país como de economía, es un desastre, va todo como el culo y estamos en un callejón sin salida. Seguro que cualquier salida es beneficiosa, sólo hay que ser abiertos de mente y pensar en positivo.

El crecimiento de IU y UPyD es significativo, pero queda mucho por hacer. Hay otro tipo de izquierda y derecha fuera del binomio PPSOE, pero todavía la gente lo ve como un voto poco útil, porque a la hora de la verdad siempre pactan con los dos grandes, pero todo se andará. Las protestas por la injusta ley electoral tienen su razón, pero quizás si el modelo fuera otro la gente también cambiaría su forma de votar, por tanto las cifras que se ofrecen son futuribles y no ajustadas a la realidad.

Quedan misterios sin resolver, como que Sevilla siga aguantando como reducto socialista. Pero bueno, si los electores de esa provincia confían en ese partido PESE A TODO, será por algún motivo. No les basta con tener cifras de paro que triplican las del resto de Europa, ni seguir siendo una región subdesarrollada después de 25 años de ayudas económicas de la Unión Europea. Siguen creyendo que el modelo socialista es el mejor y por eso les votan. Pues ya está, no hay más que decir, cada uno tiene lo que se merece.

Amigos, apretémonos el cinturón, nos esperan 4 años de recortes hasta que los mercados hayan recuperado su dinero. Lo importante en este tema será ver si dentro de 4 años vuelve al poder el PSOE. Sería una mala noticia, porque significará que la crisis todavía seguirá viva y se habrá llevado por delante al gobierno de Rajoy.

Creo que el resultado de las elecciones ha sido un desastre. El país necesita un gobierno de concentración, donde estén los mejores y nos saquen del pozo en los próximos 4 años. Luego ya cada mochuelo que vuelva a su olivo y sigan tirándose los trastos a la cabeza. Pero un partido con mayoría absolutísima se vuelve totalitario sin darse cuenta. Esos 186 escaños serán tomados como un “vale todo” y no podremos protestar hasta dentro de 4 años, cuando quizás ya sea demasiado tarde. Aunque no descarto que la crisis empeore y obligue a Rajoy a convocar elecciones anticipadas dentro de 2-3 años.

Que un partido saque tantos votos nunca es positivo, que haya tanto pensamiento único es antinatural. No pueden querer lo mismo un señor que viva en un pueblecito de Huelva que una chica urbanita de una ciudad como Barcelona. Tienen necesidades diferentes, no habrá un partido que les ofrezca lo mismo, y si lo hace está mintiendo.

Lo dicho, tenemos 4 años por delante para disfrutar de la crisis a bordo de un barco manejado por Mariano Rajoy, cuya ruta viene trazada desde la Unión Europea. Ojalá nos sepa llevar a puerto sanos y salvos, o al menos que deje el menor número de víctimas por el camino.

Por cierto, Twitter es genial para seguir cualquier evento en vivo, y lo de anoche fue una gozada tener acceso a tanta información y en tiempo real.