Viernes de un día de mayo de un año del s.XXI. La plaza más importante de Barcelona está repleta de ciudadanos que están indignados con el sistema político y financiero. Así llevan desde hace 12 días y 12 noches.

La prensa nacional e internacional se ha hecho eco del asunto, pero poco a poco va perdiendo interés para los medios ante la falta de novedades, parece que estar indignados no es noticia de calado.

A las 8:00h de la mañana acuden a la plaza 200 efectivos del cuerpo de policía que se disponen a escoltar al servicio de limpieza para adecentar la plaza que, dicho sea de paso, comienza a mostrar los signos de suciedad después de tantos días de acampada.

Un portavoz explica cual es la intención inicial, dejar media plaza vacía, limpiarla con los equipos, luego cambiar a la otra mitad, limpiarla y que la gente vuelva a acampar sin problemas. El sábado juega la final de la Liga de Campeones el Barça y esa plaza podría convertirse en un lugar de celebración de los aficionados culés. Pretenden quitar hierros y botellas de vidrio para evitar altercados como en situaciones anteriores.

Pero en estas que la gente se confía y los antidisturbios (a.k.a. Perros del Sistema) van tomando posiciones y por orden del Ayuntamiento y de la Consejería de Interior, deciden dispersar a los manifestantes que siempre mantuvieron una actitud pacífica.

Justo en ese momento alguien descubre que una de las webcams que tiene el ayuntamiento de Barcelona ha dejado de funcionar. Adivinas cual? Exacto, la de Plaça de Catalunya, y sabes por qué? Para que el mundo no pudiera ver lo que tú si podrás ver en el siguiente video.

Este es el videoresumen de lo sucedido esta mañana:

Como puedes comprobar en el explícito video, los antidisturbios han actuado con premeditación y alevosía. Ninguno llevaba en lugar visible su número de placa para evitar denuncias directas de los ciudadanos agredidos (hay 121 heridos en estos momentos).

Y donde están los políticos para dar la cara en estos momentos? Si, lo has adivinado: viendo el fútbol.

El presidente de la Generalitat de Catalunya, Artur Mas, y el alcalde Xavier Trías, recíen elegido por los barceloneses, están en Londres para ver mañana el partido del Barça.

O sea, desalojan la acampada con la excusa del partido y resulta que los máximos responsables de la orden de desalojo se están pegando un fin de semana de puta madre en Londres a costa de nuestros impuestos.

Cojonudo.

Ya sabíamos que el fútbol era destructivo parar nuestras neuronas, ahora lo hemos comprobado en primera persona.

Indignante.

Te invito a que te pases por el perfil que tiene Felip Puig en Facebook y le muestres tus quejas como ciudadano indignado. Él es el Consejero de Interior de la Generalitat, en principio la órden parece que salió de su despacho.

Actualizo:

El propio sindicato de los Mossos está a su vez indignado con Felip Puig, así lo recoge esta misma tarde la prensa:

El sindicato policial SME-CC.OO. ha mostrado su “indignación absoluta” este viernes con el conseller de Interior, Felip Puig, porque el dispositivo policial les ha “desbordado” y les ha puesto en peligro al activarse por la mañana y no de madrugada.

En declaraciones a Europa Press, el portavoz Antoni Castejón ha pedido explicaciones y ha exigido saber quién dio la orden.

El portavoz ha sostenido que un dispositivo como este debió activarse a las dos o las tres de la madrugada, para actuar ante menos personas, mientras duermen, propiciando el ‘efecto sorpresa’ y evitando el ‘efecto llamada’ de la actuación.

Además, se hubiera trabajado más rápido y eficientemente, se hubiese limpiado rápidamente la plaza, y habrían tenido que desalojar a un número de gente “infinitamente menor” de madrugada.

En el dispositivo han participado 200 mossos –la mayoría, antidisturbios– y 100 guardias urbanos, además de un helicóptero de la policía catalana.

Para Castejón, en cambio, entrar a primera hora de la mañana ha dejado “absolutamente desbordado al dispositivo, y los agentes han quedado vendidos, y su integridad fisica, en juego innecesariamente”.

El sindicalista también ha lamentado que haya habido mossos heridos –37, algunos de ellos trasladados a centros sanitarios–, y a un agente le han quitado una emisora.

En un comunicado, L’Avalot-Joves de la UGT de Catalunya ha pedido la dimisión del conseller “por la violencia utilizada” en la actuación policial, que consideran desproporcionada.

También le han pedido explicaciones sobre el objetivo exacto de la actuación policial, ya que el dispositivo y los métodos “no corresponden” con el anuncio de la mañana de limpiar la plaza y dejar acampar de nuevo a los concentrados.