Los que tenemos niños pequeños entendemos perfectamente la situación. El nene que no quiere ponerse el cinturón de seguridad de su sillita en el coche. Berrea como una mala bestia hasta que en la radio suena un tema de Bob Marley. Entonces se produce la transmutación del nene, es como si fuera un interruptor! Es una prueba del auténtico poder del Reggae!!!

Lo malo es que de pequeños les gusta el reggae y luego de mayores son adictos al reggaeton.