El que ha visto la película Trainspotting seguro que recuerda aquella asquerosa escena donde Ewan McGregor tiene una fuerte diarrea y acaba metiéndose de cabeza por el inodoro lleno de mierda (de las más vomitivas que habrás visto nunca, y si no la has visto aquí tienes la escena completa).

Pues bien, una vez más la realidad supera la ficción y por suerte esta vez hay cámara de seguridad que deja constancia del hecho. Se trata de un preso que pretende fugarse de su celda, para ello se sube a la litera superior, espera el momento oportuno en el que no pase ningún vigilante y… Bueno, mejor que lo veas tú mismo:

A éste ya no sé si darle el premio al Gilipollas de la Semana o al Tío más Loco del Mundo. Desde luego que le recomiendo en primer lugar que cambie de camello porque eso que se mete le está afectando el cerebro. Después que deje de ver tanto cine, que luego mezcla paranoias de Trainspotting y Prison Break, y claro, la salud quieras que no se ve afectada.

De lo más bruto y salvaje que he visto en mucho tiempo. Te imaginas la cara del policía que le temo declaración y escuche su maléfico plan basado en meterse de cabeza en el inodoro para fugarse? Yo me parto de risa en su cara y luego le doy una manta de palos por gilipollas.

Tampoco la teoría más razonable de que estuviera tratando de suicidarse rompiéndose el cuello me deja más tranquilo, la verdad.

Vía | NTDWA