Nada mejor para relajarte un rato que ver un video recopilatorio de gente que estuvo a punto de palmarla y se salvó por los pelos en el último instante. En cuestión de minutos te das cuenta lo peligrosos que son los trenes y cuanto gilipollas suelto con demasiado tiempo libre: