La crisis del cine ha llevado a los grandes estudios a centrarse en la creación de miniseries repleta de grandes actores y con muchos recursos técnicos. Tanto es así que algunas miniseries superan con creces la calidad de cualquier estreno de una gran productora.

Sólo tienes que ver ejemplos como Los Tudor, Los Pilares de la Tierra, John Adams, Hermanos de Sangre… En cualquier capítulo hay más efectos especiales que en las mejores películas de la cartelera de este fin de semana. Si quieres ver un ejemplo de hasta donde llega el uso de la tecnología CGI (imágenes generadas por ordenador) en estas series te dejo un making off de la biografía de John Adams, donde toda la ambientación y el 90% de los decorados salieron de la paleta gráfica de un artista. Ya no se usa arquitectura efímera, ahora se invierte ese dinero en contratar a un gran equipo de CGI y el resultado es éste: