Me he tenido que reír durante un buen rato con Bush Mechanics y la imaginación que demuestran este grupo de aborígenes australianos a la hora de solucionar todo tipo de problemas mecánicos con su coche, todo por llegar a la ciudad y poder dar su ansiado concierto.

Olvídate de cualquier medida de seguridad por mínima que sea, aquí arreglan una columna de dirección con un tronco y dos alambres, hacen empalmes en la batería sin cortar antes la corriente, no conocen los cinturones de seguridad, ni las mínimas nociones sobre estructuras metálicas… Pero el resultado es un documental en formato corto, de lo más divertido. Por momentos me recordaron al Equipo A cuando comenzaban a hacer sus chapuzas con las cuatro cosas que tenían a mano:

Las aventuras de estos chapuzas sobre ruedas se hicieron muy famosas hace un año en Australia, para muchos eran una muestra de la gran imaginación que tienen en su país, donde son capaces de encontrar soluciones a cualquier problema imprevisto.

Sigo alucinando con algunas secuencias del docu, me parto sobre todo cuando cortan el techo y lo usan de remolque. Insuperable.