Llevo toda la tarde buscando en la Apple Store, pero no hay manera de encontrar la aplicación que me permita hacer los trucos de magia con la ayuda del iPad que hace aquí mi primo japonés:

Será cuestión de reclamar a Apple para que nos vendan en España el mismo modelo que comercializa en Japón, porque sigo sin saber cómo se saca la paloma…