Para los apasionados de los coches no hace falta muchas explicaciones para que entiendan que alguien pueda pagar más de 10 millones de dólares por un automóvil. Pero para los que sólo usan los coches como medio de transporte, esa cifra es del todo escandalosa e impúdica.

Pues que se preparen los más mojigatos porque os voy a hablar de los 3 coches más caros del Mundo, y los tres han superado con creces esos 10 millones que te ponía de ejemplo:

Ferrari 250 GT SWB California Spyder, de 1961

Era propiedad del mítico actor James Coburn y se vendió en una subasta por 11 millones de dólares. El comprador es Chris Evans, una estrella de la radio en Reino Unido, que no dejó escapar este automóvil del que sólo se fabricaron 55 unidades. Tiene un motor V12 con 206cv de potencia y 2.953cc de cilindrada.

Ferrari 250 Testa Rossa, de 1957

Este extraño modelo ha llamado siempre la atención de los mayores coleccionistas de coches de lujo, no sólo por su peculiar diseño y por su palmarés de victorias en América entre 1958 y 1961, sino porque sólo se fabricaron 22 unidades y quedan muy pocas que mantengan su aspecto original. Se subastó en Sotherby’s el pasado mayo del 2009 por 12,2 millones de dólares a un comprador desconocido que hizo su puja por teléfono. El modelo cuenta con 300 cv de potencia, 2,953cc de cilindrada y motor V12 (muy similar al modelo de 1961).

Es curioso que el segundo coche más caro del mundo sea otro Ferrari 250, verdad?

Bugatti Type 57 SC Atlantic, de 1936

El modelo que encabeza la lista de coches más caros del mundo es un Bugatti, como no. Sólo se construyeron 3 unidades de este modelo, obra del hijo del fundador de la marca Bugatti. Tan sólo se conservan 2 unidades en perfecto estado, una está en posesión de Ralph Lauren y la otra se subastó en el 2008 y fue adquirido por 30 millones de dólares (aunque se rumorea que la cifra pudo ser incluso superior). Era propiedad de un prestigioso neurólogo que al morir dejó a sus familiares una colección de coches clásicos de lujo valorada (tras subastar todos los modelos) en más de 45,5 millones de dólares. El comprador fue el Museo Mullin del Automóvil, que está en California y que ya cuenta en sus fondos con otras joyas de Bugatti.

Para los más entendidos de coches clásicos este diseño es uno de los más bellos que se hicieron antes de la 2ª Guerra Mundial. El motor es un V8 de 3,257cc y 210cv de potencia.

Olvidémonos de la dichosa crisis por un momento y dejemos salir el cotilla que todos llevamos dentro. De vez en cuando es sano olividarse de los problemas viendo en qué se gasta el dinero los más ricos, verdad?

Vía