Seamos sinceros, a los tíos a los que nos gusta el fútbol nos jode mucho perdernos uno de esos partidazos tipo Inter-Chelsea, Barça-Manchester U. o un emocionante Milan-Real Madrid.

Imagínate que eres hincha del Milan, que tu novia, tu jefe o un amigo te pide que le acompañes a un evento cultural donde se fusionarían poesía y música clásica (coñazoooooo) justo a la misma hora del partido frente al Real Madrid. Qué haces? Pues dependiendo del gen calzonazos que tenga cada tío aceptará la invitación, lamentándose del partidazo que se va a perder.

Ese es el argumento que utilizaron en Heineken para organizar una acción de marketing de guerrilla en Milan. Contaron con la colaboración de 200 cómplices: chicas que engañaron a sus novios, periodistas, jefes que obligaron a ir a sus empleados, profesores universitarios que “recomendaban” a sus alumnos acudir al concierto si querían aprobar el examen… Que convencieron a 1000 hinchas milanistas para que les acompañaran pese a perderse el mejor partido del año.

Y qué pasó después? Si, exacto, míralo tú mismo:

La repercusión que tuvo en Italia fue brutal, ocupando minutos en todos los canales, páginas en todos los diarios deportivos, posts en miles de blogs…