Genial este montaje donde los subtítulos adaptados al personaje de Lopera define mucho cómo es este tipejo despreciable que se cree el escudo del Betis, que piensa que con el 51% de sus acciones es el dueño de una afición, de un sentimiento, de un estadio y una ciudad deportiva que ya existían antes de que él llegara.