Desviando la atención

Si has visto la película Cortina de Humo sabrás que en los partidos políticos hay asesores especializados en distraer a la prensa que más les puede molestar.

Si un periodista, después de 3 años de investigación, descubre por ejemplo que la sede principal de un partido político no tiene licencia municipal, durante unos días esta noticia ocupa las portadas de toda la prensa.

Inmediatamente estos asesores comienzan a mover la maquinaria y lanzan una noticia más espectacular que distrae la atención durante el tiempo necesario hasta que ya a nadie le interese el tema.

Durante este año hemos sido testigos de numerosos «escándalos mediáticos» que han logrado que dejemos de hablar de la crisis durante unos días. No hay que ir muy lejos para recordar noticias que quitaron protagonismo al tema económico: el coche de Benach, las declaraciones de la Reina, el asesino de Mª Luz, la boda de la Duquesa de Alba, la fuga de Rodríguez Menéndez, la Garzonada…

Unas veces aprovechan que el Pisuerga pasa por Valladolid y le dan horas de tv a noticias sin importancia pero que han despertado la alarma social. En ese momento los asesores encienden las máquinas manipuladoras y dan órdenes a los medios afines al partido para que saquen en primera plana y durante al menos una semana (reportajes especiales incluídos) las noticias que más eco social puedan despertar.

Los lectores que tienen desarrollado su sentido de la crítica saben perfectamente cuando las noticias son importantes o en realidad está asistiendo a una cuidada puesta en escena para levantar una cortina de humo que proteja al gobierno del asunto espinoso de turno (la crisis, el paro…).

Seguro que después de la noticia de la Reina sale algo para tapar las cifras de paro del mes de octubre que han sido históricas, así como para tapar los EREs que han abierto Nissan, T-Mobile, Renault, Seat, Frigo…

Estaremos atentos a la próxima cortina de humo.

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.