Un vecino estaba harto de que los transeúntes utilizaran su rincón para hacer sus necesidades en la vía pública. Primero montó una cámara para grabarlos y denunciarlos a la policía, pero no logró perdieran el tiempo en identificarles para multarles. Así que pasó al plan B, mi favorito, yo lo llamo “Ducha pasiva-agresiva“.

Montó una ducha y cuando veía que alguien se disponía a “aliviarse”, abría el agua a tope y grababa la reacción de la víctima. La versión 2.0 tenía la ducha giratoria, para poder mojarles en caso de que vieran el tubo y se movieran a un lado. El resultado es genial, los comentarios no tienen desperdicio.

http://youtu.be/OUq2E2Lloa0