Anoche volvió Dynamo a la televisión, se estrenaron nuevos programas en Discovery Max y muchos estaban flipando con su magia, haciendo comentarios en Twitter. Lo siento, Dynamo no es un mago, es un montajista. La diferencia está en que un mago hace “trucos” donde hay una “víctima” que desconoce el resultado y su reacciónes natural. Mientras que lo que hace Dynamo es un montaje con una víctima que en realidad es cómplice y parte del truco. Todo está hecho para sorprender a quienes están en casa, cortan planos, colocan la cámara en el lugar adecuado y lo repiten si sale mal. Eso es espectáculo, pero no es magia. Estás viendo una película de efectos especiales en definitiva, donde todos son actores que interpretan un número guionizado.

En cambio David Blaine sigue haciendo magia de cerca, donde la víctima es la primera sorprendida porque desconoce qué va a suceder y cómo lo ha hecho. Ese truco lo vemos por televisión pero funcionaría igual si nos lo hacen delante de nosotros, porque es un truco mágico, pura magia. Veamos ahora con dos ejemplos claros la diferencia que hay entre lo que hace Dynamo y la magia que hace David Blaine.

El famoso truco de meter un móvil en una botella de cerveza

Seguro que ya viste el truco donde Dynamo se cruza supuestamente con una “víctima” a la que le pide que se acabe la cerveza que lleva en la mano, que le preste el móvil y en un rápido movimiento acaba introduciéndolo en la botella ante el asombro de todos los presentes. Pero en realidad lo que sucede es esto:

Y ahora te dejo este truco fantástico, maravilloso, de David Blaine a los protagonistas de Breaking Bad, Aaron Paul y Bryan Cranston. Les pide que elijan una carta, que la metan en medio de la baraja extendida, que luego la mezclen pero la mitad bocarriba y la otra mitad bocabajo. Mezclará las cartas Aaron Paul y las volverá a extender sobre la mesa. La carta elegida está bocarriba, no hay nada de mágico en ese momento hasta que Blaine le pide a Cranston que saque un billete de su bolsillo y que mire la numeración del billete. Las cartas que hay giradas delante de la carta elegida coinciden con la numeración del billete. La reacción de los actores es natural, alucinan, sin montajes, sin cortes de cámara. Magia en estado puro.

El truco de la carta y el billete a los protagonistas de Breaking Bad

Entiendo que la gente se lo pase bien viendo a Dynamo, pero eso no es magia, es como el que disfruta viendo una película de ciencia ficción y le sorprende ver volar a una nave espacial.