He sido muy atrevido con el título de este post, hablar de Tarantino es hablar de películas de culto como Pulp Fiction, que después de 19 años sigue siendo un referente cultural. Pero también tiene películas geniales como Reservoir Dogs o Malditos Bastardos, donde la violencia forma parte de la película como un personaje más.

Cuando veas Django, que se estrena el próximo 18 de enero en España, te vas a encontrar un western clásico, con 2 coprotagonistas en busca de un objetivo. Algo muy visto, pero nada es igual en manos de Tarantino, y en esta ocasión no iba a ser una excepción. Ha conseguido crear un personaje como el Dr. Schultz (Christoph Waltz que borda el papel) que hace mucho tiempo que no veía una cosa igual, lleno de ingenio, sentido del humor y carisma. El papel de Django (Jamie Foxx) lo podría haber hecho cualquier otro actor, Foxx no aporta nada más allá de su cara de rancio. Y de regalo el papel de Stephen (Samuel L. Jackson), el esclavo viejo que lleva toda su vida sirviendo a su amo (Leonardo DiCaprio), que está a la altura de los diálogos que encontrábamos en Pulp Fiction.

A la espera de ver qué tal responde la taquilla aquí en España, creo que o se convierte en un pelotazo o acaba como película de culto. Le reconozco el mérito a Tarantino por lograr una película tan redonda como esta, y no caer en los mismos errores de sus últimos expermientos que no había quien se fumase. Temo un destrozo con el doblaje, por eso he preferido tirar de subtítulos ya que mi inglés de Opening no da para entender al gran Samuel L. Jackson y su peculiar forma de hablar.

Lo mejor:

La primera hora de película, con el Dr. Schultz en su máximo apogeo. El final es pletórico, por momentos recrea a la mítica escena de Al Pacino en Scarface, y es que la película tiene muchos guiños a clásicos del cine de acción. Y la banda sonora, que logra momentos sublimes metiendo temas de hiphop en una película de vaqueros, para hacer eso hay que tener mucho mérito. Ojo, que no estoy diciendo que la banda sonora sea puro rap, pero tiene su gracia ver cómo encaja temas imposibles para ambientar una historia que sucede unos años antes de la guerra de secesión americana. La escena del Ku Klux Klan es antológica, al más puro estilo Monty Python, no haré ningún espoiler, pero sólo por esa secuencia ya vale la pena la película.

Lo peor:

Para muchos será el exceso de sangre, pero es tan cómica que te acabas acostumbrando. Ya sabes a qué me refiero, litros y litros de sangre salpicando por todas partes con un simple disparo de un revolver de mierda. De hecho los 2 primeros disparos de la película harán vomitar a más de un espectador, luego ya te acostumbras, como te acostumbraste a ver el trozo de cerebro pegado del pelo de Samuel L. Jackson en Pulp Fiction tras reventarle la cabeza al tipo del coche. Encontrarás mucha violencia gratuita, pero eso ya lo sabes cuando compras una entrada de una peli de Tarantino, verdad?

Nota: 8/10