Forever King of PopEsta tarde pudimos disfrutar del musical a modo de homenaje a Michael Jackson, que lleva por título King of Pop. Teníamos muy buenas entradas en la platea del Teatre Apolo, ya habíamos estado allí cuando vimos Cabaret, pero sin duda cambia mucho el aspecto que presenta si estás en platea o voladizo (la platea es estupenda y el voladizo es viejo, incómodo y con mala visibilidad).

Me considero un gran fan de Michael Jackson aunque no me vayas a empezar a hacer preguntas de trivial sobre su vida o su discografía porque no soy de ese tipo de fanáticos. Pero sin duda he disfrutado en vida con la mejor música de Jackson, que me ha acompañado a lo largo de toda mi infancia y adolescencia.

Este musical/homenaje está dedicado a los que ya hemos cantado (y bailado) sus temas cuando éramos más jóvenes. No va encaminado a los que eran muy pequeños y quieren ver en persona cómo era el fenómeno de Michael Jackson. Lo siento, Michael sólo ha habido uno y lo demás es un sucedáneo (y no siempre de primera calidad).

Como todos los musicales a los que hemos asistido, comienza de menos a más. Imagino que ésto ya debe estar estudiado para ir calentando al público a medida que va pasando el tiempo. Pero sin duda el extraño mal sabor de boca inicial cuesta un rato en que se te olvide.

Y digo mal sabor de boca inicial porque cuando comienza no sabes qué vas a encontrarte, si a un doble perfecto que canta y baila como Michael o una historia con personajes, argumentada en base a las canciones más populares. Pues no, ninguna de las dos cosas. En realidad vas a asistir a una especie de gala de OT con varios cantantes que irán actuando en directo y con una música espectacular, arropados por un cuerpo de baile estupendo (entre ellos vimos a Álex, de la primera edición de Fama) y algo que te va a sorprender: saldrá un Michael Jackson que baila más o menos como el original (con muy poca sangre, eso si) pero que no canta!

Es lo que más me chocó, que en el show aparecerán 2 clones de Michael Jackson, pero uno de ellos sólo bailará y moverá los labios mientras alguien del coro canta la canción. A ver, si el tío bailase como dios, se entiende, pero para mi gusto su estilo es muy básico, parece que sólo ha visto el videoclip de Bad y el de Smooth Criminal, porque luego sólo sabe imitar esos movimientos. Ni siquiera el Moonwalk lo sabe clavar, no sabe dar 2 giros seguidos y abusa de tocarse la entrepierna cuando podría recurrir a otros gestos habituales de Michael.

Que si, que la música es de 5 estrellas, los bailarines se lo curran un montón, que el otro Michael tiene una voz clavada al original… Pero entonces para qué se necesitan 2 dobles de Michael? No lo acabo de comprender.

Las voces de los dos conductores del show es de lo mejor, todos los miembros (son seis) del coro tienen voces espectaculares y hacen mucho por crear la atmósfera adecuada para que disfrutes del show.

En definitiva, tienes que quedarte con lo positivo porque hay muchos defectos y carencias con las que despistarte y no disfrutar del espectáculo.

Lo Mejor:

La ambientación musical, las coreografías, la escenografía y la elección de los temas.

Lo Peor:

Un Michael Jackson que sólo baila, otro que baila y canta, ninguno de los dos se sabe más de 3 coreografías completas… Es flojo por ese lado.

Puntuación: 5,5/10