Cada día aparecen noticias sobre chicos y chicas que son víctimas del acoso escolar, en algunos casos se producen abusos inimaginables. La reacción típica de los padres es sacarlos del colegio y dejarles en casa un tiempo prudencial hasta que, o bien expulsan a los acosadores, o bien se cambian de centro escolar.

Acepto, respeto y veo lógico esta forma de actuar. Pero no la comparto, y me explico para que nadie me insulte ni me llame tilde de salvaje:

Que levante el ratón quien en el colegio no haya recibido algún tipo de abuso, ya sea físico, psicológico, por parte de un compañero o de un grupo de alumnos. Yo por supuesto que he recibido de todo, entre fuerte y flojo. Piensa que mi padre era el único ATS del pueblo, el que le ponía las inyecciones a todos los niños del pueblo. Cuando a alguno le dolía más de la cuenta me venía a buscar en el recreo a cobrarse conmigo las molestias ocasionadas por mi padre.

En estos casos no te queda más remedio que hacerle frente a la situación, aceptar que unas veces recibirás hostias hasta en el cielo de la boca y otras serás tú el que se descargue a gusto con uno más indefenso que tú. Así pasé mi infancia, sufriendo acoso escolar hasta que llegué al instituto. Luego la madre naturaleza me echó una mano y me dotó de muchos kilos disuasorios, por lo que no he vuelto ha sufrir acoso desde que tenía 14-15 años (por suerte).

Crees que después de esa experiencia vital puedo ser partidario del bullying (así le llaman los gilis al acoso escolar)? Pues si te soy sincero, no estoy a favor, pero tampoco me parece lógico que se monten tantos berenjenales cuando se produce un caso. O es que los padres de esos niños no han sido víctimas de acoso escolar cuando eran pequeños? No comprenden que ese acoso forma parte de su educación?

Si, no me mires así. El acoso escolar forma parte de tu educación, de tu evolución psicológica.

“Aprendes desde pequeño que existe gente que se aprovecha de los más débiles, que impone su criterio usando la violencia. Aprendes a mirar hacia otra parte cuando tus amigos abusan de otro alumno y tú no haces nada para defenderle. Descubres que si formas parte de una pandilla eres menos vulnerable frente a los acosadores, que si tienes que elegir prefieres siempre pegar primero porque el que pega primero pega dos veces”

Todas estas experiencias aprendidas en la infancia forjan nuestro carácter. Los niños sobreprotegidos por sus padres, los que nunca se han metido en peleas, los que nunca se han visto rodeados por un grupo de compañeros dispuestos a darle una paliza para robarle el móvil, a esos niños les falta experiencia vital. Los padres no podrán estar siempre ahí para defenderles, no podrán evitar que el día de mañana su jefe abuse verbalmente de ellos, que su pareja abuse físicamente, que sus amigos abusen de su confianza.

Cuando nació mi hija el único deseo que le pedí al cielo es que además de estar sana saliera con genio. Si tengo que elegir prefiero que sea mala antes que tonta. Que me llamen del colegio porque es la jefa de la pandilla y no porque reciba palizas cada semana. Tal vez me arrepentiré de estas palabras el día de mañana, pero por lo que me cuentan en al guardería ya se ha convertido en “Il Capo” de su clase y tiene a todos los compañeros más rectos que una vela.

Ponte en mi lugar. Te gustaría encontrarte en una situación donde tu hija recibe abusos de sus propias compañeras, que cada día le roben el bocadillo, que haya “perdido” el móvil 3 veces este mes, que nunca le llamen ninguna amiga del cole, que nadie le invite a fiestas… Cómo luchas contra esa situación? Prefiero tener que tomar medidas correctivas ante un mal comportamiento que tener que llevar a mi hija al psicólogo porque tiene algún tipo de trauma a causa del bullying.

“El acoso escolar es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor somete a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros”

De los que antes habéis levantado el ratón reconociendo que habéis sufrido acoso escolar, alguno tiene secuelas psicológicas, mantiene algún tipo de trauma infantil? Pues yo no, miro al pasado con nostalgia, me encantaría volver a ver a muchos de mis excompañeros que me acosaban en el colegio, para recordar viejos tiempos y conocer la historia desde su punto de vista.

Pero qué pasa si los padres sobreprotectores a las primeras de cambio convierten a sus hijos en víctimas? Eso no estará favoreciendo el desarrollo de un trauma infantil en sus hijos? No sería mejor que le explicaran cómo funcionan las leyes del patio de recreo? Que si se hace miembro de una pandilla estará más protegido y tendrá amigos a los que recurrir en caso de que necesite defenderse?

Es que el día de mañana echará en falta esas directrices. No sabrá que si tiene amigos tendrá más posibilidades de encontrar trabajo, que si tiene un apuro siempre podrá llamar a una puerta para recibir ayuda fiel. Los que piensan que estarán allí eternamente para acudir en su ayuda están mintiendo a sus hijos, se están engañando ellos mismos.

El día que mi hija me venga a casa llorando porque es víctima de acoso escolar le sentaré en el sofá, solos ella y yo, le contaré lo que me hicieron en el cole, le explicaré los puntos débiles de los abusones, le ayudaré a trazar una estrategia de defensa y le perdonaré cuando me llame la madre de la otra niña abusona porque mi hija le ha dado una paliza.

Amigos, la vida no es de color de rosa, la gente es buena por naturaleza, pero los niños son crueles de nacimiento. O eres víctima o eres agresor. El término medio es un difícil equilibrio, sólo te queda luchar y encontrar tu sitio en la vida. Víctima o verdugo.