Nunca he sido capaz de sacarme yo mismo mis propios dientes. Por mucho que se me movieran siempre tuve paciencia hasta que se caían por sí solos. Lo curioso es que tengo una dentadura horrible que aguantó 4 años de ortodoncia para solucionar un poco el problema. Entonces por qué me decían de pequeño que los dientes que se mueven no hay que tocárselos?

El Tío Sam (aka EE.UU.) sabe cómo educar a sus hijos, les graban en video incluso en el momento en el que les arrancan su primer diente, luego la cosa está en buscar un método original para realizar la operación:

Como puedes ver la imaginación no da para mucho, o usas al perro o disparas la pistola de juguete o le das una pantada al balón.
Yo sólo conocía lo de atar la cuerda al pomo de una puerta abierta y dar un portazo para arrancar el diente (es que soy de pueblo, lo siento).