Un coleccionista acaba de vender un centavo de dólar de 1.943 por 1,7 millones de dólares

Un coleccionista acaba de vender un centavo de dólar de 1.943 por 1,7 millones de dólares

A eso le llamo yo lograr una buena plusvalía, estoy seguro que poca gente ha logrado tanta rentabilidad en cualquier negocio. Un coleccionista acaba de vender un centavo de dólar de 1.943 por la friolera cifra de 1,3 millones de euros, pero todo tiene su explicación.

Se trata de un ejemplar defectuoso (encima eso, pagar por algo defectuoso) que salió de las planchas de la fábrica de la moneda de Denver, y que en lugar de estar hecho de acero galvanizado (habitual durante la 2ª Guerra Mundial) se hizo íntegramente de bronce. Este tipo de errores no son frecuentes pero si es cierto que en todas las fábricas de monedas han existido casos similares (hay otras 20 monedas hechas de bronce en fábricas de moneda de Philadelphia y San Francisco).

1943 The unique coin

Lo que hace especial a este centavo es que es la única moneda con este defecto y fabricada en Denver, de hecho se negó su existencia hasta 1.979, año en el que se hizo pública y se le empezó a conocer como “The Unique Coin” (la moneda única).

El comprador que se llevó esta rareza a casa es un empresario aficionado a la numismática desde hace muchos años. En la misma subasta ya se hizo con otras monedas por las que pagó casi un cuarto de millón de dólares. Pero las negociaciones fueron muy duras, puesto que el vendedor no estaba dispuesto a vender su tesoro y han tardado casi 4 años en convencerle de que debía subastarla. Creo que eso para el comprador, supone un plus de morbo, lograr algo que resultaba tan valioso para otra persona.

Ahora puede presumir de ser el dueño de “The Unique Coin” y esperar unos años para volver a venderla y sacar beneficio de su inversión.

Lo que más me ha impresionado es que el comprador ha pagado 170 millones de veces más del valor real del objeto. Es decir, ha pagado 1,7 millones de dólares por una moneda de centavo!

Venga, a buscar monedas escondidas en el sofá, en los cajones de la cómoda, registrar los bolsillos de los abrigos, repasa todos los bolsos de tu mujer… Seguro que tienes una moneda que te podría hacer millonario y tú ahí sentado, perdiendo el tiempo.

Vía | Coinlink

Share