Repite conmigo: La corrupción es un problema cultural

La crisis ha sido una oportunidad perdida para evangelizar sobre el dispendio de dinero público, pero crear deuda pública está bien visto en nuestra sociedad. Gastar dinero que no se tiene es algo heróico, justo y necesario. Invertir en servicios deficitarios es lógico (sanidad y educación), pero no puedes gastar la mayor parte del presupuesto en inversiones que no te van a generar ni un euro, porque eso es derrochar. Hay muchísimo dinero público circulando en inversiones absurdas, por eso les resulta fácil robarlo. Si le sumamos la falta de transparencia entonces lo que nos preguntamos es que cómo roban tan poco con todo lo que tiene delante.

Todo está podrido, todo

Y no pasa nada. No pasa absolutamente nada. Lo consentimos, lo vemos como algo natural en un sistema podrido desde las raíces. Cualquiera de nosotros, al ocupar un puesto en la administración y con poder de decisión, aceptaría los regalos de las empresas que se hacen con las obras públicas. Cualquiera. Si estafamos al fisco con una factura del fontanero, qué no haríamos en un despacho por el que cada día pasan presupuestos millonarios?

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑