Por qué me interesa tu crítica y no tu opinión

A saber cuantas personas se han suicidado por una crítica literaria o gastronómica. Cuantos autores marginados acabaron tirándose al tren tras publicar su primera obra (tras años de ostracismo, quizá con una infancia difícil llena de traumas) y recibir una crítica demoledora por parte del imbécil de turno.

A limpiar WCs por titulitis

El protagonista de esta historia es un tipo con tanto orgullo que le nubla el juicio. Sigue pensando que un título es algo que se puede "refregar por la cara". Vive en el siglo pasado, concretamente hace 70 años, cuando un título era algo valioso y difícil de conseguir. Sigue creyendo en la "titulitis". Pues parece que la vida será la que le enseñe de verdad en qué año vive, cuál es la situación real del mundo del periodismo. Quizá así deje de echarle las culpas al sistema, al mundo cruel que no le da el trabajo que él se merece.

La lucha por su trabajo camuflado como lucha por la calidad

Entonces, ¿el que está protestando en las diversas Mareas Verdes lo hace por el bien de la educación pública o por salvar su puesto de trabajo? Porque en el fondo es eso, ¿no? Pues que me den más argumentos de cómo quieren mejorar la calidad de la educación pública, porque no lo veo por ninguna parte. No, el modelo actual no me vale, es desastroso y a las pruebas me remito.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑