Me ha encantado este video de un par de turcos echando una partida de damas (versión turca, algo diferentes a las nuestras). Es un ejemplo de lo que es la experiencia en la vida. Durante todo el video vemos cómo el jugador más joven está destrozando al anciano, a simple vista parece que la victoria será rápida y aplastante. Eso piensan muchos en su vida, que cuando lo tienen todo de cara no hay que preocuparse más, porque el éxito llegará seguro.

Pero no, lo que está haciendo el anciano es preparar la estrategia para el golpe final, el definitivo, por el que ha sacrificado todas sus fichas, justo para el que el joven no está preparado. Ahora puedes ver el video:

http://youtu.be/VpfduRkpn14

Y decía que me ha gustado mucho porque muestra un ejemplo de lo que es la estrategia. Ganar una batalla no es fácil, no siempre los más rápidos lo logran. Por suerte hay siempre una oportunidad a los más astutos, los que saben utilizar las ventajas del rival como parte de su estrategia de ataque.

Es lo que muchas empresas utilizan contra su competencia. Se colocan en una posición débil, dejan que su rival se quede con todo el mercado y esperan verles morir de éxito. Luego ellos resurgen aprendiendo de los errores del rival y se quedan con todo el pastel sin haber arriesgado tanto.

En cualquier proyecto de tu vida tienes la oportunidad de utilizar la estrategia, es cierto que la experiencia te ayuda a reconocer cuando y cómo usarla, pero quienes creen que hay un único camino para llegar al objetivo, se equivocan. Son esos mismos los que creen que el camino sólo se puede hacer rápido, sin perder el tiempo. Pues no amigos, el tiempo forma parte de la estrategia, de hecho es la clave para conocer mejor a tu rival, descubrir sus excesos y esperar a que caigan por su propio peso.

Me ha quedado un poco críptico el post, quizá más adelante explique más detalles, pero quédate con la idea de que las guerras no se ganan en el primer asalto, que de hecho puedes sacrificar derrotas si con eso logras ganar la batalla final. El que ríe el último, ríe dos veces (me encanta este refrán).

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.