Reconozco que durante muchos años tuve la misma imagen de Nelson Mandela que la mayoría de vosotros, un luchador por los derechos humanos en la Sudáfrica del Apartheid, que pasó 27 años en la cárcel y que al salir en libertad logró ser el primer presidente democrático del país.

Cuando estuve en Estocolmo pasé por el museo de los premios Nobel y pude ver un documental sobre la vida de Mandela, recibió el Nobel de la Paz en 1995 pero no sabía mucho más de quién era este hombre. Lo ponían como un luchador contra el sistema, pero no explicaban nada sobre su vida antes de entrar en prisión, es más, daban a entender que su encarcelamiento era como consecuencia de su lucha, como un castigo del gobierno Sudafricano. Pues no, no era así.

Entiendo que ya has leído docenas de artículo loando la vida de Nelson Mandela, pero este no será exactamente igual, porque te voy a contar lo que no habrás leído en muchos sitios.

Nelson Mandela, el terrorista

Tras formarse como abogado acabó al frente de la Liga de la Juventud, seguían los métodos de resistencia pasiva frente al gobierno del Partido Nacional, que impuso el Apartheid en Sudáfrica. Sus protestas le llevaron a ser juzgado por alta traición, pero fue puesto en libertad en 1961, para entonces ya era la que manejaba el brazo militar del ANC (Congreso Nacional Africano), partido anti-imperialista, socialista y antirracista. Recuerda que por aquella época Fidel Castro era un ejemplo para el mundo con su Cuba anti-imperialista. Mandela quería algo igual para su Sudáfrica.

Desde 1961 abandonaron las protestas no violentas y pasaron a sabotajes en instalaciones económicas, pero seguían sin aceptar objetivos civiles. Poco después pasaron a atentar contra la población blanca e incluso contra los de raza negra que estaban en contra de esos métodos violentos. En ese momento Mandela fue considerado un terrorista incluso por la ONU, y no fue hasta 2008 cuando EE.UU. le retiró de la lista de terroristas internacionales, donde estaba junto a otros como Osama bin Laden. Se le acusó de lo siguiente:

Nelson Mandela participó en la planificación de actos de sabotaje y de incitación a la violencia, de modo que no cumple con los criterios para calificarle como un prisionero político. No es el delito de su opinión lo que le llevó a la cárcel, sino, como el auto en su contra, la preparación, manufactura y uso de explosivos, lo que incluye 210.000 granadas de mano, 48.000 minas antipersonales, 1.500 temporizadores, 144 toneladas de nitrato de amonio, 21,6 toneladas de pólvora de aluminio, y una tonelada de pólvora negra. 193 actos de terrorismo cometidos por su organización entre 1961 y 1963.

Nelson Mandela, el preso

En 1964 el gobierno de Sudáfrica condenó a prisión a Nelson Mandela bajo los cargos de 156 atentados violentos. Fue la CIA la que infiltró a un agente dentro del brazo armado del ANC, conocido como Umkhonto we Sizwe, y que sirvió para rastrear las actividades terroristas de Mandela. Pasó 17 años en una prisión terrorífica en la Isla de Robben, y luego diez años más en otras dos prisiones sudafricanas. En varias ocasiones se le ofreció beneficios carcelarios a cambio de rechazar la violencia del ANC, nunca aceptó. Fue al salir de la temible Isla de Robben cuando volvió a dirigir al Umkhonto we Sizwe desde su celda y cuando más violentos fueron los atentados de esta guerrilla sudafricana. Desde 1976 hasta 1986 esta guerrilla asesinó a 130 personas, en su mayoría de raza negra.

Nelson Mandela, el héroe

En 1988 se celebró el concierto del estadio de Wembley donde 83 grupos y artistas actuaron para pedir la libertad de Nelson Mandela. El concierto fue retransmitido en 70 países y logró su liberación menos de dos años después.

Desde su liberación se sucedieron los premios y reconocimientos internacionales a este luchador por los derechos humanos que aguantó la opresión en la cárcel durante 27 años.

Nadie quiso recordar que tuvo un juicio justo, que nunca Amnistía Internacional pidió su liberación ni protestó por su encarcelamiento. Que otros muchos héroes también lucharon contra el Apartheid sin ser encarcelados, básicamente porque no eran terroristas como Nelson Mandela, como fue el obispo Desmond Tutu, quien ha tenido problemas para regresar a la Sudáfrica de Mandela porque se le negó el visado en repetidas ocasiones.

Tú decides si te crees esta historia, si Mandela sigue siendo un héroe inocente o un terrible terrorista. Pero al menos ahora ya conoces otros datos de su historia que seguro no habrás leído en otras webs.

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.