Portada » Sobre los maestros mal formados y el linchamiento popular

Sobre los maestros mal formados y el linchamiento popular

Ya conocéis todos la noticia que salió esta semana sobre los lamentables resultados obtenidos por maestros interinos que participaron en unas pruebas de conocimiento para unas oposiciones en Madrid. La cifra más destacada es que sólo el 13,6% de opositores aprobaron el examen de conocimientos básicos. Y claro, se ha montado la de dios es cristo.

Lo más vergonzoso es escuchar a los sindicatos hablar de persecución, politizando una realidad que no interesa que se conozca, de hecho no hay información ni datos del nivel de los maestros que están en nuestros colegios. No interesa, con aprobar las oposiciones hace un siglo es suficiente para justificar a malos maestros dando clase en aulas que fabrican alumnos fracasados. Porque no olvidemos una cosa: si un alumno suspende es culpa del profesor. Siempre. Su deber no es dictar lo que aparece en la Wikipedia, su responsabilidad es lograr transmitir los conocimientos y herramientas para que el niño utilice esa formación cuando sea adulto. Para eso debe modificar su método de enseñanza en cada ocasión y en función de las necesidades del alumno. Pero claro, eso no saben hacerlo todos, por eso luego forman a todos los niños por igual, como si todos tuvieran el mismo nivel de madurez intelectual o las mismas necesidades educativas.

Pero vayamos por parte porque esto tiene varias lecturas y todas son válidas. Empecemos por la primera:

Por qué se hacen públicos estos resultados

Fácil, estos resultados vergonzosos dejan en muy mal lugar el nivel de los maestros interinos que trabajan en la Comunidad de Madrid. El escarnio público facilitará a los políticos el despidos de miles de maestros por motivos presupuestarios, pero de cara a la sociedad en realidad están echando a ineptos que no son capaces de aprobar ni un examen del nivel de un niño 12 años.

Por qué se han obtenido estos resultados

Más fácil, el nivel de formación de los maestros en España es bajísimo, penoso añadiría yo que tengo en la pared colgado el título de Maestro de Educación Física. Para que os hagáis una idea, el nivel de exigencia es como si fuera un «4º de BUP» o un «3º de Bachillerato», el nivel académico es lamentable, no pasa nada si un futuro maestro no sabe expresarse en público, si no sabe escribir correctamente, si la carrera sólo está enfocada a aprobar unas oposiciones es lógico que luego sucedan estas cosas. Es como decir que en una autoescuela te enseñan a conducir, pues no, te enseñan a aprobar el examen que te harán en al DGT, pero no significa que tú sepas conducir. Pues en Magisterio pasa lo mismo, te entrenan durante 3 años para aprobar las oposiciones, nada más. Si quieres formarte correctamente eso ya corre de tu cuenta o del talento natural que tengas para la docencia.

A quién beneficia este sistema

Que en unas oposiciones puntúe más la experiencia que la prueba de conocimiento deja claro que el poder está en manos de los sindicatos, que son los que negocian los baremos con la administración. Ellos defienden a los «suyos», o sea, a los que ya han entrado en el circuito laboral de sustituciones y rotaciones entre los distintos centros. Cuando un «novato» quiere trabajar en España como maestro le queda la opción de aprobar con muy buena nota las oposiciones y aún así se puede quedar fuera del circuito, frente a un maestro que lleve trabajando 10 años y siga siendo interino porque su nivel académico es tan bajo que no llegue nunca a aprobar con buena nota la prueba de conocimiento.

¿Por qué aceptamos Maestros que sólo aprobaron unas oposiciones?

Es más, en los colegios públicos y concertados los maestros no han tenido que pasar ninguna oposición para demostrar sus conocimientos, en cambio el nivel académico de los niños que estudian en estos centros suele superar la media entre centros públicos, concertados y privados. O sea, que aprobar unas oposiciones tampoco te asegura que tengan conocimientos o que sepan ser buenos maestros, porque partimos de la base de que Magisterio es una carrera menor, una «María», una facultad donde se exige muy poco nivel en todas las especialidades.

Pero no quiero echar la culpa sólo a la formación que recibimos en la Facultad de Ciencias de la Educación, porque todo esto viene de antes, de la educación básica que no consolida conocimientos ni proporciona las herramientas para convertirnos en profesionales altamente cualificados. Me remito a las cifras de fracaso escolar, fruto de la nula capacidad de motivar a los alumnos.

La carrera de Magisterio ha sido siempre un pozo de profesionales frustrados que no pudieron acceder por nota a otras facultades. Lo viví en primera persona, muchos de mis compañeros acabaron en Educación Física porque no tuvieron nota para acceder a Fisioterapia o Enfermería. Y claro, estudiar Magisterio era un plan cojonudo, 3 años de facultad, poco que estudiar, unas oposiciones y a vivir como funcionario toda tu vida. Tengo muchos compañeros que hoy en día son maestros con plaza fija tras aprobar las oposiciones, yo ni lo intenté, preferí cambiar de ramo porque tuve claro desde el primer día que pisé un colegio, que esa no era la profesión de mi vida, así que seguí formándome en otros campos. Pero claro, muchos de mis compañeros, pese a sentir lo mismo que yo, apostaron por lo cómodo, y hoy son maestros frustrados que cada día educan (de aquella manera) a tus hijos.

Pero es que claro, los maestros han perdido todo el respeto que tuvieron en los años 50, 60 y 70. El «tuteo» de los 80, eliminar el trato respetuoso sobre una figura superior en el aula, hizo que los maestros con menos personalidad fueran devorados por los alumnos. Esa corriente pedagógica que se inventó que un maestro es uno más en el aula, que debe tratar de tú a tú al alumnos, trajo que hoy en día el maestro sea un mindundi en la comunidad escolar.

Qué soluciones son posibles en esta situación

Para empezar habría que dejarse de poner excusas y comparaciones con otras profesiones. Es cierto que muchos médicos no pasarían las pruebas que han suspendido los alumnos de 12 años, pero señalar al vecino no te soluciona el problema que tienes en casa. Si de verdad se quiere eliminar por fin la losa que pesa sobre la formación de los profesores, lo primero que debes hacer es dotar de recursos a las facultades de ciencias de la educación. Yo estudié Educación Física haciendo deporte en 3 pabellones distintos repartidos por Sevilla porque la Facultad sólo disponía de una pista de cemento llena de grietas, con porterías sin redes y canastas oxidadas. Y ya no entro en el gimnasio donde no cabían 25 personas haciendo ejercicio, los baños sin puertas… Por suerte todo eso quedó en el pasado, me consta que el nuevo edificio de la Facultad de Sevilla es mucho mejor, pero el problema es que los maestros que hoy están en el colegio de tus hijos estudiaron en aquellos viejos edificios, sin recursos de ningún tipo, y cuando digo sin recursos me refiero a que si quería hacer una presentación con un ordenador me tenía que llevar el mío de casa porque el de allí no funcionaba.

Hay toda una generación de maestros que se formaron en las Facultades contando sólo con un proyector como herramienta educativa. Las transparencias han sido el único medio de comunicación de los conocimientos que se querían transmitir en el aula. Eso provoca un desinterés absoluto, desidia por parte de todos, los profesores universitarios y los alumnos que se sienten infravalorados por el sistema. Y luego el resultado es lo que ves hoy en día.

Mi opinión no ha variado desde que salí de la Facultad hace 10 años. Los maestros deben realizar un MIR, un par de años de formación en el aula para consolidar sus conocimientos, sus técnicas de enseñanza, su modelo de trabajo en el aula… Entonces ya estaríamos hablando de otro perfil de profesor, más formado en todos los aspectos, más experimentado, más depurado profesionalmente, sin tantos pájaros en la cabeza y conociendo mejor y de primera mano la realidad de lo que sucede en el aula. Luego deberían pasar pruebas exaustivas de conocimientos y de métodos de enseñanza, para demostrar su formación en todos los aspectos necesarios para desempeñar su trabajo, porque sus errores, sus carencias, las pagarán nuestros hijos.

Please follow and like us:

10 comentarios en “Sobre los maestros mal formados y el linchamiento popular”

  1. A ver matemáticas para políticos, periodistas y otros imbéciles.

    Si a una oposición se presentan 4.000 personas y solo hay 50 plaza, es obligatorio por IMPERATIVO LEGAL que al menos suspendan 3.950 personas.
    3.950 es el 98,75 % de 4.000. Luego un 98,75 % de suspensos en esa oposición no marca un bajo nivel academico o formativo, sino una obligación legal.
    El político (y su amigo periodista) que dice otra cosa o es un ignorante o un mentiroso (medias verdades) y manipulador, o todas estas cosas a la vez.

    En segundo lugar un examen para seleccionar a las personas que darán clase a niños de 12 años, no es lo mismo que un examen para niños de 12 años. El político/periodista que dice esto con total desfachatez no solo es un imbécil sino que piensa que todos sus votantes/lectores son estúpidos y lo más grabe es que posiblemente tenga razón.

    1. creo que estas equivocado en 2 cosas:
      – Una cosa es aprobar un examen, es decir, sacar una nota por encima de un 5, y otra cosa es obtener una plaza de oposicion, a la cual optarian todos aquellos que aprobaran el anterior examen porque tendrian una nota por encima de 5. De todos estos, evidentemente solo obtendrian finalmente plaza los mas cercanos al 10 como nota total.
      – «grabe» es con V, a no ser quete refieras al pasado del verbo grabar (un disco, por ejemplo), que creo que no es el caso. Asi que espero que no seas profesor.

      Saludos

  2. Buenos días.
    He leído tu post y, evidentemente, he estado al tanto de las noticias que han aparecido en distintos medios de comunicación durante la última semana. Lo cierto es que no quepo en mí de indignación con todo lo relacionado con este asunto.
    En primer lugar, la idea que propones de una especie de MIR de profesores está muy bien, dado que a día de hoy las prácticas en educación no se gratifican de ninguna manera y al fin y al cabo, se está prestando un servicio dentro de la comunidad educativa, que depende en gran parte del grado de libertad que el tutor de prácticas y el centro académico faciliten y la responsabilidad del estudiante. A diferencia de otras prácticas que culminan en la obtención de un título, las prácticas en el sector educativo habilitan pero no facilitan la inserción en el mercado laboral (que es uno de los objetivos de las prácticas en empresas, aunque en el caso de la educación las prácticas se realicen, mayoritariamente, en una institución pública). Conozco casos de licenciados en Magisterio, Psicopedagogía y un Máster en Educación que acumulan más de 1 curso académico en prácticas cuya utilidad se desconoce. Por lo que instaurar un MIR en todo el sistema educativo se me antoja una idea excelente.
    En otro orden de cosas, la Comunidad de Madrid lleva más o menos desde 2010 un plan de acoso y derribo del sistema educativo. Lo hemos visto al incrementar el número de horas lectivas a 20 horas (cosa supuestamente excepcional y a criterio del centro educativo y no de la administración); justificando el recorte en sueldos diciendo que son unos privilegiados (tanto el 5 % de 2010 como el último recorte en paga extra, que no tiene nada de extraordinario y supone un recorte invisible del 7 % en el sueldo anual); el incremento de alumnos por aula y profesor; facilidades para centros privados (he visto ceder un solar durante 100 años por 1 euro, con la que está cayendo); contratación de personal extranjero saltándose todas las listas de interinos ni estar inscritos en ella, muchas veces con la carrera sin terminar o sin formación específica para educar, siendo su única «habilidad» ser nativos de una lengua y en ocasiones, no hablar una palabra de español (no olvidemos que una de las obligaciones de los profesores es comunicarse con las familias); privatización de las escuelas infantiles que quedan públicas (con la trampa de que la educación obligatoria es de 6 a 16 años); eliminación de las zonas educativas de la Comunidad de Madrid -con el pretexto de que cada alumno elija un centro independientemente de su cercanía se esconde la posibilidad de que los centros concertados puedan elegir más a su alumnado-; etc. Aunque alguna de estas medidas han sido tomadas desde el Gobierno Central, como sabrás la Comunidad de Madrid ha sido especialmente hábil al denigrar la figura del profesor, ya sea interino o no. No voy a entrar a valorar si a alguien que aprobó una oposición le corresponde mantener su plaza de por vida, probablemente haya métodos para asegurar la formación continua. Tampoco me parece justo el sistema que hay (¿o había?) según el cual la experiencia primaba sobre la nota del concurso oposición. Tampoco me parece justo que un tío se haga tres cursillos en el paro o en un sindicato y la valoración en puntuación total por formación se equipare a mis dos licenciaturas y mi doctorado. Y sin embargo es así.
    Mi reflexión al hilo de tu post quiere ir más allá. Creo que después del batacazo del ladrillo y como ya no es rentable recalificar suelos, los siguientes negocios son la sanidad y la educación: hoy en día son productos estrella donde el estado debe gastar dinero y por mucho que recorte, puede ser la gallina de los huevos de oro para empresas privadas concesionarias, como sucede con Capio y sucederá con otras empresas en el sector educativo. Entonces… ¿Es casual denigrar la figura del profesor, del docente? ¿Es involuntario? ¿Obedece a otras necesidades? Esas son algunas de las preguntas que me hago cada vez que el sector educativo recibe otro estacazo. Y la impresión que tengo es que responde a una estrategia global para minar -aún más, si cabe- la autoridad moral de los docentes: son unos vagos, viven de mamandurrias, son unos privilegiados, trabajan poco, etc. Mensajes sencillos, directos, que llegan en masa a la ciudadanía y se instalan en su conciencia. En resumen: el profesor es malo y queremos solucionarlo. Nada más lejos de la realidad si observamos los recortes en la inversión de escuela pública y el porcentaje de inversión en la escuela privada y concertada. Quieren hacer una escuela de pobres y una escuela de ricos.
    Respecto a la prueba que da origen a todo esto: esa que es supuestamente de cultura general y sólo un 16,6 % ha aprobado, tengo varias cosas que decir. En primer lugar, es una prueba que se han sacado de la manga y que sólo sirve para filtrar más la oposición. Hay pocas plazas y mucha gente que se presenta. En segundo lugar, la baremación de esta prueba es más que discutible. No se puede reclamar, no se puede discutir y los criterios de evaluación no están nada claros porque no existen. Es por eso que digo que es sólo un filtro añadido. Conozco a personas que reclamaron y nunca recibieron respuesta. Y ahí lo dejo.
    Que el sistema universitario español no funciona es evidente cuando para poder trabajar como profesor no basta con el título y tienes que hacer una oposición. ¿Dónde está el filtro? No en la carrera, que ha visto multiplicarse sus plazas año tras año en aulas que a menudo tenían más de 100 personas. El filtro está en la oposición. Suerte tú que tuviste 3 años de preparación para la oposición, en otros lugares los alumnos bailan y pintan como si estuvieran en preescolar. Pero claro: aumentar el número de estudiantes en la universidad aumenta el número de profesores en la universidad (¿y quién renuncia a eso?) facilitando otra endogamia de muy distinto orden.
    En fin, no digo nada ma?. En líneas generales me ha gustado tu artículo. Lamento que mi comentario se me haya ido de las manos a medida que escribía.
    Un saludo,

    David.

  3. A ver estoy de acuerdo con todo lo que dices excepto cuando hablas de dos cosas básicas:

    1.- si un alumno suspende es culpa del profesor. Siempre.
    NO. Aquí demuestras que no tienes ni idea de lo que hay en las aulas. Supongo que creerás que el 100% de los chavales y el 100% de los padres quieren aprender y que sus hijos aprendan. NO. A más del 50% de chavales y a más del 50% de famílias les importa UNA MIERDA aprender algo o que sus hijos aprendan algo. ESO ES LO QUE HAY QUE CAMBIAR. Y SOLO los maestros no pueden hacerlo. Se necesita que TODO EL MUNDO reme en la misma dirección sin contradecirse unos a otros.

    Su deber no es dictar lo que aparece en la Wikipedia, su responsabilidad es lograr transmitir los conocimientos y herramientas para que el niño utilice esa formación cuando sea adulto. SÍ. Para eso debe modificar su método de enseñanza en cada ocasión y en función de las necesidades del alumno. SÍ. Pero claro, eso no saben hacerlo todos, por eso luego forman a todos los niños por igual, como si todos tuvieran el mismo nivel de madurez intelectual o las mismas necesidades educativas. Exactamente, pero para eso se supone que existe la inspección.

    2.- «para que os hagáis una idea, el nivel de exigencia es como si fuera un “4º de BUP” o un “3º de Bachillerato”» NI ESO. Tengo exalumnos que han hecho o hacen Magisterio y me confirman una y otra vez que el Bachillerato que hicieron era infinitamente más exigente. Y hablamos de Bachillerato LOGSE o LOE.

    3.- «Es más, en los colegios públicos y concertados los maestros no han tenido que pasar ninguna oposición para demostrar sus conocimientos, en cambio el nivel académico de los niños que estudian en estos centros suele superar la media entre centros públicos, concertados y privados». PERMÍTEME QUE ME RÍA. Otra vez me demuestras que o no tienes ni idea o eres parte interesada. Lo centros privados y concertados SELECCIONAN al alumnado. Los malos alumnos o los alumnos conflictivos o directamente no entran o una vez dentro y detectado el problema se les expulsa a los centros públicos. No tienen alumnos de educación especial, los absorbe TODOS la educación pública. Se dedican casi de forma exclusiva a la preparación de EVALUACIONES DIAGNÓSTICAS o SELECTIVIDAD. Y a pesar de todo eso, si miras bien las estadísticas verás que NO HAY GRAN DIFERENCIA entre las de los centros públicos con el resto, y encima estos han aprendido a convivir con todo tipo de personas y con todo tipo de dificultades.

    Con todo lo demás, de acuerdo.

    1. 1- El problema de los padres va más allá. Hemos (bueno, han, porque yo no lo he hecho) renunciado a educar a nuestros propios hijos y dejamos esa tarea fundamental en profesionales mal preparados. Lo siento, tu 50% me suena a coña, esa estadística te la inventaste, pero los dos sabemos que no es cierta, verdad? Habrá padres que mandan al niño al cole porque no lo pueden enviar al salón de recreativos, porque les importa lo mismo que aprendan o no. Y otra cosa, para defender tu punto de vista no hace falta que digas que «no tengo ni idea». Te digo en el post que estudié magisterio, que ejercí 2 años y no he vuelto a pisar un aula porque YO no me vi como un profesional suficientemente preparado (ni tengo talento natural para la docencia).

      3- Pues nos vamos a reír los dos porque mi hija va a un colegio concertado y entró como en cualquier colegio público: por puntos. Ni selección previa ni hostias. No será que has confundido colegios privados con concertados? En los privados me consta que lo que pagas es el aprobado, luego con suerte entran a estudiar en universidades privadas de la misma empresa y así acaban con títulos universitarios huecos, pero que les sirven para trabajar en las empresas de los amigos de papá.

    2. Hola, he intentado pasar por aquí sin participar ya que este es un tema que se las trae y las opiniones como se puede ver son muy diversas, pero me siento en la obligación de hacer una parada ya que, a parte de que este tema me pone de bastante mal humor, has dicho algunas cosas con las que estoy en desacuerdo.

      Me atrevo a opinar porque me encuentro acabando la carrera de Grado de Maestro de Educación Infantil, se que las realidades son diferentes ya que puedes decir que no imparto o que Infantil es otro mundo. Antes de que nadie se meta con infantil, les invito a cambiar un aula de primaria, secundaria o bachillerato por un aula de infantil con 28 – 30 niños de entre 5 y 6 años (que se supone que son los más granditos) únicamente durante una hora de inglés, psicomotricidad, lectoescritura, etc. (controlando a los niños/as y enseñando de forma acertiva y de calidad los contenidos).

      Una vez dicho esto continúo diciendo que en relacion con tu punto 1º he de decir que es cierto que el maestro tiene que tratar día a día con alumnos y familias que no colaboran en las dinámicas propuestas por el docente o que la falta de disciplina de los alumnos hace que las clases no puedan avanzar de forma correcta, pero es que el trabajo del maestro es el de buscar la manera de MOTIVAR al alumnado y a las familias, de orientar su educación. Lo que no vale es siempre culpar al alumno, un alumno que lo pasa bien en clase es un alumno que aprende y de eso trata la educación, lo que este año funciona en el aula no tiene por qué funcionar el proximo año y que no funcione no quiere decir que estos sean peores alumnos que los anteriores, son diferentes y pretender lo contrario es acomodarse.

      En relación con tu segundo punto. No entiendo lo que intentas decir, sinceramente. Pertenezco a la generación de la LOGSE y realmente sí que se nota la diferencia del paso de bachillerato a la universidad pero porque pienso que durante primaria, secundaria y bachillerato se dan muchos conocimientos inutiles y en la universidad se tiende más a enseñar conocimientos que se van a poner en práctica en un plazo de tiempo relativamente corto. Muchas asignaturas se centran solo en aspectos absurdos que no vamos a utilizar en la vida y se terminan olvidando. ¿Cultura general? Vale, pero no centrar una asignatura o tema completo en estos aspectos.

      Y por último comentar que yo estudié en un colegio concertado, los cuales, como ya sabrás o deberías de saber, por tu profesión, están regidos por algunas normas comunes a los públicos debido a su concierto, por lo que no se hacen entrevistas ni tampoco se debe de denegar la entrada al centro a alumnos que cumplan con los requisitos o a alumnos con NEE.

      Creo que tu opinión no está sujeta a una visión de conjunto, supongo que porque serás maestro/a y tú si que eres parte interesada.

      En lo que si coincido contigo es en que hay muchas cosas que están mal hoy en día en educación en España y que creo que no es responsabilidad única del educador (aunque reitero que sí es responsabilidad suya el alumnado a su cargo en las condiciones en las que se encuentre el centro, la motivación del educando y de las familias, etc.).

  4. Hola a todos.
    En primer lugar me gustaría decir que estoy de acuerdo con bastantes cosas que se han dicho tanto en el post como en los comentarios. Particularmente, estoy de acuerdo en que el problema es el planteamiento, la raíz. El sistema educativo que tenemos no es que sea malo, es que no existe. Es un paripé. No se puede consolidar un sistema educativo positivo, útil y real si cada vez que cambia el que duerme en Moncloa cambia dicho sistema. Es imposible. Simplemente porque no está pensando en lo que debe responder: formar una sociedad futura estable sino en caer por encima del que estuvo antes o, posiblemente, vuelva algún día.

    En segundo lugar, me gustaría aclarar que soy maestra de un centro concertado. Llevo, afortunadamente porque la educación es mi vida, 10 años de docencia y salí de la carrera con una mano delante y otra detrás, como se suele decir. La práctica y el continuo aprendizaje por mi parte es lo único que me ayuda a intentar ser mejor cada día. Me parto la cara, como muchos compañeros de profesión tanto de la pública como de la privada, cada día en ser mejor docente, en esforzarme porque sé que, en parte, de mi depende parte del futuro de esos niños y, sin lugar a duda, el mío propio; pues son ellos los que algún día gobernarán, sanarán o enseñarán.

    Por último, me gustaría aclarar algunos puntos:
    – Es FALSO que el centro CONCERTADO seleccione el alumnado. FALSO. El centro concertado tiene un sistema de admisión exactamente igual que un público. Exactamente igual.
    – Hay muchísimos docentes que acabaron en esto por comodidad pero os aseguro que hay muchísimos más que lo están por vocación. La única pena es que no se tiene ni los medios, ni la formación ni el reconocimiento necesario ya no del papel del maestro sólo sino de la importancia de la educación.
    – Por último, mientras no seamos capaces de concebir una educación que responda con calidad al futuro que queremos en nuestro país, seguiremos siendo España. Pero eso no significa, en lo absoluto, que la mayoría de los docentes de cualquier etapa educativa no estén comprometidos con su labor. Ese pensamiento generalizado hace mucho daño, más del que se puede llegar a pensar a priori.

    Un saludo
    Marga Álvarez

    1. Marga, esto es como con los funcionarios, se generaliza por una minoría, pero ese error no tapa que esa minoría sea un cáncer para la administración y sus errores los pagamos (dos veces) los contribuyentes.

      1. Cierto como con los malos médicos, bomberos o cualquier otros. El coste es para los contribuyentes. Tal vez, como he dicho antes, si se replanteara el sistema al completo y los empleados públicos no fueran intocables, sería otra cosa. Aún así, el gobierno pierde dinero en muchísimas más cosas nefastas, pero muchas más, de lo que perdemos los contribuyentes en los docentes que no funcionan. Y no es una excusa, porque es así, pero el problema no está en esos maestros sinceramente. Y mucho menos el económico

  5. creo que tienes razon y al mismo tiempo no , ya que es verdad que la preparacion para ser profesor no es alta , pero almenos en algunos documentales que he visto de profesores en lugares con mejor calidad de educacion , esta es hecha por ellos mismos esto significa que el profesor tiene amplia capacidad de actuacion , evidentemente esto entre otras variables hacen que sea mejor.
    esto quiere decir que el profesor es una parte mas del engranaje que esta resultando poco eficaz , la posible solucion seria cambiar el sistema que se asemeja a una fabrica en masa como las de la revolucion industrial.
    evidentemente los alumnos no todos aprenden igual y la manera de educar no deberia ser la de memorizar sino mas bien la de aprender el por que de las cosas y alimentando la creatividad y curiosidad.

Déjame tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.