Portada » El dilema de cerrar comentarios
Comentarios cerrados

El dilema de cerrar comentarios

Todavía recuerdo cuando hace años cerraron los comentarios en Microsiervos. Me sentó fatal, lo vi como una falta de respeto hacia los lectores. No entendía que un blog, que se supone que es una herramienta de comunicación bidireccional, tuviese cerrado el canal de respuesta del lector.

Luego fue extendiéndose la «moda» de cerrar comentarios en otros blogs, algunos instalaron su propio sistema de registro para filtrar parte de los comentarios trolls que no aportan nada en absoluto al proyecto.

Y ayer fue Antonio Cambronero el que anunciaba que con el nuevo diseño de Blogpocket cerraba comentarios porque no aportan nada a su blog. Tirando del hilo descubrí que Diego Martín, de Minid.net, también había cerrado comentarios con una interesante reflexión:

Si tienes un blog y, la cantidad de comentarios útiles es igual a 1 de 10, creo que es mejor que quites el sistema de comentarios.

Estamos hablando de blogs con más de 10 años de carrera, que tienen todo mi respeto, tanto como proyecto como hacia los propios autores, que son referentes en la blogosfera. En mi caso no sufro ni de tanta popularidad ni recibo tantos comentarios como era su caso. Aún así quería cortar de alguna manera el goteo de comentarios absurdos, hoygans preguntando chorradas, imbéciles que vinieron a insultar nada más, a tener un rincón donde llamarte gilipollas y que se enfadan si les borras sus comentarios.

Había decidido cerrar comentarios en el blog y desviar a twitter los comentarios de los lectores, pero justo ayer publiqué el post del tongo de los 50€ para emprendedores y el primer comentario fue para corregirme un dato que estaba incorrecto, nada grave, un simple lápsus. Entonces pensé que ese feedback positivo lo perdería si no dejo que la gente comente. Volví a abrir comentarios pero cerré todos los de posts viejos, con más de un año de antigüedad. Y a continuación veo que el post de los 50€ había sido meneado y me entró un aluvión de visitas… con sus consiguientes comentarios. Y volvió la mierda de siempre: insultos, tipos que pretenden psicoanalizarme leyendo un solo post escrito por mi, los que vienen a tocar los huevos sin más, etc. Y muchos que dejan su comentario mostrando su desacuerdo sobre lo que escribí, con la particularidad de que yo no intento convencer a nadie cuando escribo, pero ellos si quieren que te arrepientas, te conviertas, pidas perdón y te flageles en la plaza mayor, pidiendo perdón por tus pecados. Y ya no contamos a los que te insultan o te critican sin haber leído el post completo.

Por desgracia el blog va funcionando a base de meneos, luego el tráfico se va diluyendo y quedan los lectores habituales y los que llegan desde Google buscando algo. Se reducen al mínimo los comentarios hasta que alguien vuelve a menear uno de mis post y se repite la historia. Entonces el «problema» de los comentarios casi desaparece o al menos hace que me olvide de ellos hasta el próximo meneo.

Lo interesante del tema es que el debate está creciendo en la blogosfera porque no todos están de acuerdo con eso de cerrar comentarios. Hoy mismo ha sido Rafa Osuna desde su blog «El último blog«, quien defiende los comentarios en los blogs. También Raúl Ordóñez habla en su blog de la importancia de los comentarios.

No lo tengo claro todavía, sigo viendo que los comentarios aportan muy poco a los posts, quizás decida abrirlos en función de la temática del artículo. Pero cómo toreas al personal cuando tú estás hablando sobre tu opinión personal y te viene uno insultando porque no piensas como él?

Si alguno de vosotros cree que debería dejar abiertos los comentarios, que comente dando su opinión en este debate. El resto podéis seguir comentando como hasta ahora desde mi perfil @cavalleto en Twitter, que es de verdad donde se extienden los debates lejos de los blogs.

Actualizo

He decidido hacer caso a mi maestro Fernando Tellado y cierro sólo comentarios en posts con más de un mes de antigüedad. Creo que con eso será suficiente. No puedo evitar que los meneos traigan trolls asociados, pero eso es menos frecuente, puedo aceptarlo. Gracias a todos por vuestros comentarios.

Please follow and like us:

10 comentarios en “El dilema de cerrar comentarios”

  1. Gracias por el enlace 😉

    Solo un consejo. No midas el éxito de tu blog por los «meneos». De hecho, los meneos traerán oleadas puntuales de comentaristas, pero no suelen ser comentarios de calidad y como bien indicas, en su mayor parte trolleos o gente a la que realmente le interesa poco lo que publicas como autor.

    Mi recomendación es trabajar más la comunidad a largo plazo. Más vale menos comentarios, pero de calidad, que muchos y troleros… y por supuesto, siempre abiertos, que no cuesta nada y siempre hay alguien que puede aportarnos algo más…

    1. Creo que me expliqué mal. El hecho de que el mayor porcentaje de tráfico provenga de menéame lo veo como algo negativo. Es lo que tú dices, trolls dando por culo y no vuelven más al blog.
      Nunca he creado una comunidad en torno a mi blog, o al menos creo que es muy reducida. Después de casi 9 años ya es tarde para cambiar esta filosofía.

  2. A mi me gusta que los comentarios estén en el blog. Los comentarios que te hacen por otras redes no los ven los demás usuarios, y si aportan algo no nos enteramos.

    Por otra parte, también imagino que tiene que ser un coñazo tener que moderar comentarios y aguantar mucho tonto (al tonto que insulta y al que se enfada porque le borras sus comentarios).

  3. José Manuel Domínguez

    Yo no concibo blog sin comentarios aunque reconozco que es un latazo aguantar a tanto tonto.
    Puede que Fernando Tellado lleve razón y así se filtre a los comentarios de l@s lectores habituales.
    También podrías generar permisos a través de registros. Creo que puede haber alternativas para no cerrar a cal y canto el tema de los comentarios.
    Aunque bien es verdad que la mayoría de los comentarios no enriquecen más el blog pero al menos ese lector se toma la molestia de demostrar que te sigue o lee y eso hay que respetarlo ya que sin lectores no se alimenta las ganas de seguir escribiendo.

    En fin que para gustos, colores. Que cada uno haga en su casa lo que le plazca.

    Un abrazo y besos a tus mujeres.

  4. Yo también creo que se pierde parte del encanto del blog sin los comentarios. A veces aportan un valor añadido, aunque sí es cierto que hay mucho capullo que no sabe sabe lo que es un artículo de opinión.
    En mi blog tengo absolutamente todos los post abiertos a comentarios y me atrevería a decir, que no tengo más de un 10% aproximadamente de basura.

  5. Yo sigo siendo partidario de dejar los comentarios en los blogs abiertos. Es muy fácil recibir comentarios troll que no aporten nada interesante, pero en determinados posts se pueden generar buenos debates o incluso aportaciones mejorando el contenido del artículo original.

    Por supuesto entiendo que es molesto recibir muchos comentarios inútiles y que no aportan nada, pero seguro que entre ellos también aparecen comentarios interesantes y que realmente aportan.

Déjame tu comentario:

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.