Atentos a este documental de 45 min. sobre un grupo de niños ricos que echan carreras por las calles de Londres con los superdeportivos que les compran sus papás. Llama la atención que la mayoría son hijos de empresarios árabes que han hecho sus fortunas en la City Londinense.

Hay algunas imágenes surrealistas, como ver que el policía que se encarga de velar por el tráfico utiliza una poderosa unidad móvil: una bicicleta. Con ese equipamiento tiene que controlar a niñatos con Ferraris y Lamborghinis, que pese a las quejas de los vecinos de los barrios pijos de Londres, siguen haciendo sus carreritas por las calles como macarras.

P.D: Ya avisé que este año pondría más contenido en inglés, toca desatascar el oído y poner a prueba lo que aprendimos en Openning.

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.