El lujo de lo hecho a mano

Sin pretenderlo me ha salido un post continuación del que escribí ayer sobre el sueño de beber en vasos de papel y que parece que ha gustado a muchos. El de hoy va sobre lo que yo entiendo por un artículo de lujo, algo por lo que yo pagaría con mucho gusto una elevada suma de dinero porque aprecio el valor de los materiales, del tiempo empleado y de la mano de obra que realiza el objeto.

Me gusta valorar los oficios manuales que se irán perdiendo con los años. Un buen carpintero o un herrero, que en caso de una crisis energética podría seguir subsistiendo gracias a su oficio. De hecho siempre he pensado que en el sistema educativo debería incluirse la formación en algún tipo de oficio, para que todos sepamos valorar luego los productos hechos a mano. Pero ojo, no cualquier cosa hecha a mano es sinónimo de lujo. Sólo si el producto es fruto de un oficio, no hablo de los productos de los puestos de los hippies que sólo venden pulseritas y bolsitos.

Me refiero a objetos como los que fabrica John Neeman, y para demostrarte lo que yo considero lujo te dejo estos 3 videos, hipnóticos para mi, que sirven para valorar el trabajo de estos artesanos. Seguro que vas a disfrutar tanto como yo:

Es cierto que hoy en día la producción en masa puede lograr acabados con las mismas calidades, pero eso le quita parte de la magia asociada a estos lujos, hechos por artesanos, que realmente son los que aportan el valor añadido.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑