El trabajo de especialista es algo que nunca comprenderé. Trabajar jugándose el físico a cambio de dinero, de forma voluntaria, y además presumir de ello. Una locura. Y es que hay que ser muy gilipollas para prenderse fuego voluntariamente, atado a un coche y luego poner tu vida en manos de otras personas que quizás no sepan cómo reaccionar en un caso de emergencia.

El ganador del galardón al Gilipollas de la Semana es Heiko von der Schlippen, un especialista que se dispuso a realizar una exibición en la ciudad alemana de Colonia. Delante de 200 espectadores se prendió fuego atado a un coche que le arrastraría cuando las llamas incendiaran su traje especial. El problema llegó cuando sus 2 ayudantes se encontraron con que sus extintores fallaron a la vez y nadie tenía un plan B para salvarle la vida al especialista. No sabría si darle el premio al gilipollas de la semana a Von der Schlippen o los organizadores que no tenían una manta mojada, una manguera, un cañón de espuma o varios extintores de emergencia.

Las imágenes son escalofriantes y angustiosas, así que eres sensible será mejor que no lo veas:

Por suerte Heiko von der Schlippen se recuperó de las quemaduras que sufrió en el rostro debido a que tras 45 segundos en llamas su casco comenzó a derretirse. A ver si le quedaron ganas de volver a repetirlo.

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.