Esta semana el galardón al Gilipollas de la Semana va camino de Estados Unidos, y se lo lleva un padre que jugando con su hijo pequeño, lo metió en una secadora de un Laundromat y al cerrar la puerta el programa automático se activó y la secadora comenzó a funcionar. El pánico que muestran las imágenes no son aptas para las personas sensibles, pero tranquilos que el niño está sano y salvo, todo quedó en un susto y en una lección que aprenderá ese padre gilipollas.

Gracias a Emilio por avisarme de este candidato, uno de los más merecidos del año sin duda.

Publicado por cavalleto

Sátiro de nacimiento, trabajo como técnico en una multinacional de biotecnología. Escribo en este blog personal desde 2004. Aquí saco a pasear el látigo de vez en cuando.