[dropcap]E[/dropcap]l talento existe, pero sin trabajo a veces pasa desapercibido. Es más, hay talentos que permanecen ocultos durante muchos años hasta que no se presenta la situación adecuada para hacerlos florecer. Uno de los talentos naturales que son más fáciles de reconocer es la voz. También es uno de los primeros que descubres, ya siendo pequeño, que no te ha tocado en el reparto de dones. Envidio mucho a la gente que tiene una voz especial para cantar, esos que tienen ya no solo un instrumento maravilloso, sino un pellizco, un quejío, un duende que te atrapa. Por lo general, al menos a mi, me suelen atrapar más las voces femeninas, aunque también tengo varias masculinas que no es que canten especialmente bien, pero me atrapan.

Los que nacen con ese don pueden vivir de forma profesional si saben explotarlo. Y ahí radica la clave del asunto, cómo explotar una hermosa voz o un talento especial para cantar. Y como ejemplo os voy a poner 3 casos de voces femeninas, de 3 chicas jóvenes que se ganaron el cariño y la admiración del público y cada una ha acabado de una manera. Empecemos por un caso patrio:

Rosa López

Rosa de España, como la bautizaron de forma cateta en OT, fue como un diamante bruto que salió a la luz en un programa de tv que buscaba precisamente eso, presentar al público este tipo de voces ocultas por el anonimato. Su brillo fue como el de una estrella fugaz, deslumbró al mundo pero se apagó justo cuando debería estar recogiendo los frutos de su don natural. Una muy mala elección de su equipo de trabajo, rodeado de mediocres sin escrúpulos, le convirtieron en un muñeco roto del que ya pocos se acuerdan. Para los que la admiramos en su momento os dejo esta interpretación del Adaggio que me hizo llorar el día que lo cantó en OT:

Adele

El caso de esta británica es un ejemplo de lo que habría podido lograr Rosa si se hubiera puesto en buenas manos. En plena crisis del mercado musical y Adele logra vender 20 millones de discos con sus dos primeros discos. Su voz de contralto enamora a todos los que la escuchan cantar sus propios temas, porque además de tener un don natural tiene talento como cantautora. Quizás esa puede ser la gran diferencia entre Rosa y Adele.

Ambas tienen una voz maravillosa, pero una se puso en manos de gente con poco talento, mientras que Adele trabajó para crear canciones a la altura de su voz, y quién mejor va a conocer hasta donde puede llegar con una canción que la propia Adele. Estoy enamorado de su voz, ya sé que no a todos os gusta este tipo de música y que hay que ser algo sensibles para apreciarla. Me encanta el dvd de su concierto en  The Royal Albert Hall de Londres, es una obra maestra de la realización, tanto musical como de iluminación, cámaras, ambiente del público. Te lo recomiendo como regalo para San Valentín. Si quieres una muestra de lo que te estoy hablando podrás ver este Rolling in the Deep, fabuloso el resultado:

Amy Winehouse

Y tenemos un tercer ejemplo de como hacer todo lo contrario a lo que hicieron Rosa y Adele. Otra voz impresionante, pero no por la calidad técnica, sino por su estilo único y que recordaba a las grandes voces de los 50-60. Esa característica le hizo ganar millones de fans por todo el mundo, porque era como si volviéramos a escuchar a las grandes cantantes del soul americano, pero con los arreglos y buen sonido de la era digital.

En el caso de Amy es similar al de Adele, ambas compartieron una voz de contralto, capaz de transmitir sentimientos como ninguna otra voz. En los casos se pusieron en muy buenas manos, pero sin abandonar su faceta de autora. En esto Adele y Amy fueron muy diferentes a Rosa, cuya bajo nivel educativo y pocas tablas en solitario le impidieron crecer primero como persona para luego crecer como artista.

Lo de Amy fue una carrera tan fugaz como la de Rosa. Sólo 2 discos en el mercado, un éxito mundial brutal, record de galardones musicales en tan corto periodo de tiempo… Pero decidió vivir la vida a tope y hoy ya se encuentra cantando junto a Frank Sinatra allá donde quiera que estén los dos.

Un tema que recordaremos durante muchos años es su ya mítico Black to Black:

Si tienes una hija que quiere ser cantante el día de mañana deberías explicarle estos 3 casos de chicas con un don especial, con mucho talento, pero que no siempre esa combinación da buenos frutos.

Explícale que todos tenemos un don o un talento, pero que eso sólo es una herramienta más que hace más fácil el camino de lograr un objetivo. Nada más. Sin trabajo, esfuerzo, confianza en uno mismo, respeto por el trabajo de los demás y humildad, no se llega a ninguna parte, y si llegas a algún sitio pronto caes al lugar que te mereces, porque el éxito que llega de forma fugaz se suele marchar de la misma manera.