Escapada a Andorra

Hacía 5 años que no visitaba Andorra y vaya que si ha cambiado la cosa. La mayoría de las tiendas de visita obligada han cerrado o cambiaron de sitio. Es una lástima que la puñetera globalización haga que parezca que todas las ciudades son clones de un mismo patrón. Da igual qué ciudad europea visites, sus zonas comerciales son exactamente iguales, las mismas franquicias en todas partes.

Y Andorra se había mantenido «protegida» hasta ahora, pero dando un paseo por sus calles es como si estuvieras visitando cualquier otro lugar de España. Una lástima, porque además las tiendas venden ya practicamente todas lo mismo, tienes las farmacias, perfumerías, electrónica, tabaco y bebidas alcohólicas. Y los precios son cada vez menos atractivos desde que puedes comprar desde internet en tiendas chinas.

Dicho ésto, claro que hicimos nuestras compras de rigor (más de las necesarias como siempre) y si que encontramos grandes diferencias de precios en el tabaco y en algunas bebidas caras. Pero poco más, Andorra ha quedado para venir a esquiar y poco más.

Nos quedamos en el Hotel Fénix, 4 estrellas que demuestran que en Andorra las estrellas hoteleras se regalan con mucha facilidad. El servicio es correcto y poco más. Las habitaciones son normalitas, no hay ningún detalle que justifiquen esas 4 estrellas, quizás por su buena situación al final de la principal calle comercial. En la publicidad del hotel indica que tiene wifi pero sólo hay en la zona de restaurante y el bar. No llega a las habitaciones ni de la primera planta, eso a día de hoy no hay justificación posible.

Por suerte hay wifi gratuita en la mayoría de bares y cafeterías, además de tener en los grandes almacenes. Pero una de las principales intenciones de esta escapada era desconectar de todo: de la niña, del trabajo, del paisaje que vemos cada día… y de internet, por supuesto. La ley de Murphy dice que en esos días en los que casi no tienes conexión será cuando tu blog tenga algún problema con el servidor o algo raro le haya pasado y que esté inaccesible. En esta ocasión no iba a ser menos y me pasó con el blog de Beticismo.net que estuvo caido durante un rato. Por suerte mis compañeros supieron salir de bache y eso que no tenían los datos de acceso al servidor.

Los precios cada vez son menos interesantes en Andorra. Si había diferencia en la gasolina (en BCN había echado gasoil a 1,26€/L y en Andorra estaba a 1,09€/L) y en el tabaco (Camel a 2,60€ en máquina de bar). Pero en cuanto a la tecnología no sé si merece mucho la pena, en internet ya encuentras incluso mejores precios.

Recomiendo siempre que lleves una lista de la compra y que dediques una mañana a patearte toda la Avenida de Meritxell y la Avenida de Carlemany. Te quedas con los precios y al final compras donde lo encuentres más barato.

Ahora toca disfrutar de mis últimos 8 días de vacaciones.

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑