Dueto flautas astronautasEl otro día os hablaba del excesivo gasto que supone la carrera espacial de la NASA y demás agencias mundiales. Muchos me llamaron corto de miras y expusieron los avances logrados con esas inversiones.

Tenéis razón, acabo de encontrar un ejemplo más de lo valiosa que es la exploración espacial. Con motivo del 50 aniversario del viaje de Gagarin se realizó un recital musical, un dueto de flauta travesera, a cargo de la astronauta Cady Coleman y el músico Ian Anderson. Por primera vez en la historia se realizaría un dueto entre un músico que estaba sobre la superficie terrestre y otro que orbitaba dentro de la Estación Espacial Internacional:

Qué? Precioso verdad? Venga, sé sincero por una vez. Eso lo hace hasta mi sobrino que tiene 11 años y toca la flauta desde hace un par de años en el conservatorio.
Pero claro, el hecho de que ella esté en “el espacio” le da una valía a la interpretación que no tendría de otra forma. Es decir, gastan millones en algo innecesario y luego realizan actos cotidianos sin importancia para presumir de ellos???

No en serio, que alguien me lo explique. Porque esto es como el señor que se pone a hacer equilibrio sobre un cable sobre el Gran Cañón del Colorado y se come un yogur. Qué tiene de meritorio? Si se come el yogur en el suelo le alimentará igual. El resto es espectáculo (y del malo) y mucha cancamusa.

Opino lo mismo con estas tonterías que verás luego en los minutos de la basura de algún informativo de televisión. Hay miles de millones de cosas más importantes, miles de músicos que tocan mejor, cientos de obras más hermosas y docenas de causas más honorables a las que dedicar tantos miles de millones de dólares.